Ir al contenido principal

Picardías del Doce las Doce.


La mañana del sábado doce de noviembre de 2005 en el municipio de San Martín Jilotepeque sus habitantes no se imaginaban lo que estaba a punto de suceder.
Resulta que la noche anterior, se celebró la feria patronal, por lo que las actividades del sábado se vieron suspendidas por el feriado del día anterior.
Esta situación fue aprovechada por algunas personas, en su mayoría jóvenes, que desde muy temprano llegaron a invadir el cerrito del Calvario local.
Ya la mañana estaba transcurrida y sobre el atrio ya tenían un par de bocinas, una mesa, varias sillas dispuestas para un público y un par de micrófonos.
La expectativa local acerca de lo que pretendían estos jóvenes era evidente, la gente se acercaba y preguntaba. Los vecinos del lugar salían a sus puertas y estaban pendientes de cada movimiento en las cercanías de sus casas.
El escenario para la fechoría se preparaba. Pero ¿qué se pretendía con este montaje?
La mañana se diluía con el trascurso de las horas, mientras se acercaba el momento de develar la razón de tanto movimiento sospechoso. Entre el grupo, gente colocaba sillas, otros modulaban sonido, otros arreglaban detalles.
El escenario estaba listo para aquella picardía, se pretendía romper la cotidianidad, de explorar en un lugar poco convencional con algo inusual, ellos pretendían arriesgarse con Poesía.
El doce a las doce del medio día se realizó una lectura de Poesía en el cerrito del Calvario, en San Martín Jilotepeque, Chimaltenango. A la cual llegaron conocidos poetas locales y nacionales. Quienes interactuaron con su poesía en una fechoría llamada Doce a Las Doce.
Este tipo actividades que realmente se realiza poco fuera de los límites de la cuidad capital, fue organizado por iniciativa de jóvenes locales quienes a pesar de la inexistente tradición literaria o para este tipo de eventos se decidieron a aventurarse en este reto.
Las doce del mediodía era el punto de partida para esta actividad. En un principio, la gente veía de lejos, con cierto desconcierto, pero con el transcurrir del tiempo se fueron acercando, para saber de qué se trataba el alboroto.
El sol de medio día fue benévolo, y la brisa se hizo sentir, haciendo de la tarde un momento cálido placentero.
La gente a cuentagotas llegó, apareciendo por las calles que rodean el lugar, invadidos por la sana curiosidad por la literatura.
La lectura se inició con Óscar Flores (profesor local) y José Antonio Toledo (integrante del colectivo Folio 114), quienes tocaron temas como el amor y reflexiones filosóficas.
Luego la Lectura estuvo a cargo de Juan Carlos Lemus (escritor y columnista de prensa) y Emilio Solano (poeta capitalino), quienes leyeron parte de sus materiales poéticos. Fernando Ortiz, (escritor antigüeño) se hizo presente con material escrito de su autoría. Para cerrar el ciclo todos los poetas leyeron otra ronda de poesía.
Ya había trascurrido una hora de poesía sin que nadie se moviera de sus asientos. La curiosidad hizo su trabajo. Quienes llegaron talvez movidos por el morbo se quedaron por un poco de cultura.
La actividad cerró con una espinita poética incrustada, con las ganas de querer escuchar más, de conocer acerca de literatura. En esta ocasión la literatura tomó un lugar que pocas veces tiene y en un sitio donde poca gente apuesta por el interés hacia ella.
Al finalizar el evento el público se acerca a platicar con los poetas, a pedirle sus libros. El evento Doce a las Doce reunió a los poetas con un público desconocido con resultados que en un principio eran ignotos. Pero que fueron satisfactorios.
Luego del bullicio y la algarabía provocado por la poesía, el silencio reina de nuevo. Un silencio que según los organizadores no durará mucho tiempo.
Como rezaban los promocionales del evento: NO CORRA, LA CULTURA NO MUERDE. ¿Usted qué piensa?Angel Elías

Comentarios

Goathemala dijo…
Pienso que, sin duda, sería un acto precioso y ojalá se repitiera más. Me imagino el recelo de los vecinos al principio y el aire de satisfacción que quedaría en los poetas tras el evento por compartir algo de su mundo.

Me gustan tus textos. Intentaré enlazarte desde mi blog (espero poder hacerlo porque sé poco de esto).
Un fuerte abrazo desde España.
Goathemala dijo…
Efectivamente la cultura no muerde y es, además, la esencia humana. Es muy bonito el texto, imagino el recelo de la gente al principio y el gozo de los poetas que sintieron esa conexión con el público.

Intentaré enlazarte desde mi blog. Un saludo desde España.
Goathemala dijo…
Efectivamente la cultura no muerde y es, además, la esencia humana. Es muy bonito el texto, imagino el recelo de la gente al principio y el gozo de los poetas que sintieron esa conexión con el público.

Intentaré enlazarte desde mi blog. Un saludo desde España.

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…