Ir al contenido principal

Picardías del Doce las Doce.


La mañana del sábado doce de noviembre de 2005 en el municipio de San Martín Jilotepeque sus habitantes no se imaginaban lo que estaba a punto de suceder.
Resulta que la noche anterior, se celebró la feria patronal, por lo que las actividades del sábado se vieron suspendidas por el feriado del día anterior.
Esta situación fue aprovechada por algunas personas, en su mayoría jóvenes, que desde muy temprano llegaron a invadir el cerrito del Calvario local.
Ya la mañana estaba transcurrida y sobre el atrio ya tenían un par de bocinas, una mesa, varias sillas dispuestas para un público y un par de micrófonos.
La expectativa local acerca de lo que pretendían estos jóvenes era evidente, la gente se acercaba y preguntaba. Los vecinos del lugar salían a sus puertas y estaban pendientes de cada movimiento en las cercanías de sus casas.
El escenario para la fechoría se preparaba. Pero ¿qué se pretendía con este montaje?
La mañana se diluía con el trascurso de las horas, mientras se acercaba el momento de develar la razón de tanto movimiento sospechoso. Entre el grupo, gente colocaba sillas, otros modulaban sonido, otros arreglaban detalles.
El escenario estaba listo para aquella picardía, se pretendía romper la cotidianidad, de explorar en un lugar poco convencional con algo inusual, ellos pretendían arriesgarse con Poesía.
El doce a las doce del medio día se realizó una lectura de Poesía en el cerrito del Calvario, en San Martín Jilotepeque, Chimaltenango. A la cual llegaron conocidos poetas locales y nacionales. Quienes interactuaron con su poesía en una fechoría llamada Doce a Las Doce.
Este tipo actividades que realmente se realiza poco fuera de los límites de la cuidad capital, fue organizado por iniciativa de jóvenes locales quienes a pesar de la inexistente tradición literaria o para este tipo de eventos se decidieron a aventurarse en este reto.
Las doce del mediodía era el punto de partida para esta actividad. En un principio, la gente veía de lejos, con cierto desconcierto, pero con el transcurrir del tiempo se fueron acercando, para saber de qué se trataba el alboroto.
El sol de medio día fue benévolo, y la brisa se hizo sentir, haciendo de la tarde un momento cálido placentero.
La gente a cuentagotas llegó, apareciendo por las calles que rodean el lugar, invadidos por la sana curiosidad por la literatura.
La lectura se inició con Óscar Flores (profesor local) y José Antonio Toledo (integrante del colectivo Folio 114), quienes tocaron temas como el amor y reflexiones filosóficas.
Luego la Lectura estuvo a cargo de Juan Carlos Lemus (escritor y columnista de prensa) y Emilio Solano (poeta capitalino), quienes leyeron parte de sus materiales poéticos. Fernando Ortiz, (escritor antigüeño) se hizo presente con material escrito de su autoría. Para cerrar el ciclo todos los poetas leyeron otra ronda de poesía.
Ya había trascurrido una hora de poesía sin que nadie se moviera de sus asientos. La curiosidad hizo su trabajo. Quienes llegaron talvez movidos por el morbo se quedaron por un poco de cultura.
La actividad cerró con una espinita poética incrustada, con las ganas de querer escuchar más, de conocer acerca de literatura. En esta ocasión la literatura tomó un lugar que pocas veces tiene y en un sitio donde poca gente apuesta por el interés hacia ella.
Al finalizar el evento el público se acerca a platicar con los poetas, a pedirle sus libros. El evento Doce a las Doce reunió a los poetas con un público desconocido con resultados que en un principio eran ignotos. Pero que fueron satisfactorios.
Luego del bullicio y la algarabía provocado por la poesía, el silencio reina de nuevo. Un silencio que según los organizadores no durará mucho tiempo.
Como rezaban los promocionales del evento: NO CORRA, LA CULTURA NO MUERDE. ¿Usted qué piensa?Angel Elías

Comentarios

Goathemala dijo…
Pienso que, sin duda, sería un acto precioso y ojalá se repitiera más. Me imagino el recelo de los vecinos al principio y el aire de satisfacción que quedaría en los poetas tras el evento por compartir algo de su mundo.

Me gustan tus textos. Intentaré enlazarte desde mi blog (espero poder hacerlo porque sé poco de esto).
Un fuerte abrazo desde España.
Goathemala dijo…
Efectivamente la cultura no muerde y es, además, la esencia humana. Es muy bonito el texto, imagino el recelo de la gente al principio y el gozo de los poetas que sintieron esa conexión con el público.

Intentaré enlazarte desde mi blog. Un saludo desde España.
Goathemala dijo…
Efectivamente la cultura no muerde y es, además, la esencia humana. Es muy bonito el texto, imagino el recelo de la gente al principio y el gozo de los poetas que sintieron esa conexión con el público.

Intentaré enlazarte desde mi blog. Un saludo desde España.

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín