Ir al contenido principal

Tarantino en Guatemala


Con la violencia que soportamos y que vivimos diariamente hasta Quentin Tarantino se hubiera largado ya. -Cruda realidad, por qué nos golpeas tan fuertemente la cara.

Aunque no quisiera ver a Guatemala con ojos de ternura y bastante lástima, desde hace ya bastante tiempo lo hago. Sucede que veo al país como esa pared que se cae a pedazos lentamente y que no se puede hacer nada por un mal trabajo de albañil.

Recientemente nos visitó Philip Alston, relator especial de las naciones unidas para ejecuciones extrajudiciales, sumarias y arbitrarias. Él nos vino, a demostrar que Guate, es un país de impunes, de aparatos del estado arcaicos, ineficientes, obsoletos, y de una sociedad enferma. Algo que de alguna manera sospechábamos muchos.

Una sociedad donde la ley de mano dura, es más que un slogan propagandístico, sino es un modo de vida ideal, para muchos.

El problema radica que esa mano dura se ve, como la aplicación de la justicia, sino como ejecuciones y torturas públicas. ¿Hasta qué punto hemos enfermado como para tolerar vejámenes de ese tipo?

En una entrevista que le hizo elPeriódico, a Alston, dice que de alguna manera somos tolerantes a la violencia y que hemos de hecho de nuestro país un paraíso de impunidad, no solo a la delincuencia sino a otros no menos atroces crímenes.

Encontró un profundo desinterés de las autoridades por la aplicación de la justicia y la investigación de crímenes. Un Ministerio Público y una Policía que no operan juntos y que se la pasan echándose la culpa mutuamente.

-Los asesinos siempre quieren enviar un mensaje... si lo atrapamos, para empezar vamos a torturarlo –dijo Alston en la entrevista, sobre lo que piensa el asesino en su paraíso impune.

Ya no se resume a simples asesinatos, sino se profundizan a torturas y mutilaciones.

Pero se puede pensar que la delincuencia común o los mareros son los únicos que realizan estas prácticas. Lo cual es falso, muchas de estas prácticas son realizadas o pagadas por ciudadanos comunes. En su ansia de justicia por mano propia. Aunque el problema radica en los tribunales.

Entonces todos, estamos frente a posibles asesinos que ven diariamente en Nuestro Diario la muerte que provocaron noches anteriores. Entonces periódicos baratos como ese, insensibilizan a las personas, mostrando la normalidad de la muerte. Una normalidad tétrica.

Alston, nos muestra lo que ya sabíamos, lo que vivimos diariamente y que pocos comentamos, que somos una sociedad enferma, que nos acercamos a una muerte endémica. Y que poco a poco morimos sin que nos demos cuenta.

Angel Elías.

Comentarios

Goathemala dijo…
De acuerdo de nuevo en todo. Coexisten en Guatemala un cierto grado de autocomplacencia ("la violencia no quita que vivamos en el país más bello") y de evasión de la realidad ("apenas pueda salgo de esta sociedad de locura donde nada funciona"). Y ambas lecturas, presentes en bastantes guatemaltecos son contradictorias.

Verás yo no vivo allí pero si creo que tibiamente existen motivos para el optimismo en la nueva generación que llegará al poder en 15 ó 20 años, tu puedes ser un representante de ella. Si esa nueva hornada de políticos y funcionarios accede al poder y comienzan a sencillamente trabajar, las cosas podrían cambiar.
Anónimo dijo…
Ya lo dijo Miguel Angel Asturias, hay que estar borracho para vivir en Guatemala. Lo triste es que hay un pequeño porcentaje de gente que piensa, que medita sobre la situación pero no es capaz de transmitir, inducir o conducir a la gente que no piensa tanto y se deja manejar como un triste rebaño de ovejas trasquiladas. La educación enseña a pensar, lo cual nos demuestra que el proceso de lobotomización ha durado un tiempo prolongado. Si se pudiera educar al patojo del pueblo más recóndito, a lo mejor tendríamos un excelente matemático. La esperanza debe ser lo último que se pierde.
angel elias dijo…
Bien decian que la esperanza no se pierde al entrar al infierno, se entra al infierno por haber perdido al esperanza. Yo, no he llegado al infierno
Anónimo dijo…
Decia M.A.A. en Guatemala solo se puede vivir borracho o enamorado...
y cierto que es.
Pero no podemos culpar a la ciudadanía por esa tolerancia desarrollada a la criminalidad, más que una decisión u opción ha sido una sobrevivencia. Porque al que se le ocurriera denunciar, levantar la cabeza.... pues recordaréis como se la talaban. Se temía hablar porque ni siquiera te fiabas de tus amigos.. Lo que actualmente vivimos es una psicología de aguante heredada del temor y el miedo sembrado en las épocas de dictadura. Ahora el trabajo es ¿cómo sacar de allí a una población qeu sobrevivo como puede en medio de una sociedad cada vez con índice mayor de criminalidad?
angel elias dijo…
Uusrio anonimo, la paranoia de las distaduras todavia se vivien, cuantos casos, no lleggan a los tribunales por falta de denunicias, o cuantos delincuentes son puestos en libertad por falta de acusadores. La falta de confianzza en la autoridades hace que veamos como podemos sobrevivir. porque no hay ptra manera.

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…