Ir al contenido principal

Ausencias

Ciertamente, las ausencias son irremediables. Porque no somos entes ectoplasmáticos para bilocarnos, trilocarnos o cuatrilocarnos y estar en cualquier lugar a todas horas. Acto que no sería nada despreciable, pero conociéndonos tendríamos un límite de traslados y volveríamos al dilema de querer estar en 50 lugares cuando solo podemos estar en 25.
Las ausencias nos demuestran lo terrenales que somos, lo dependientes que llegamos a ser del otro. Nos demuestra con una bofetada lo importante que alguien es con su ausencia. Pero por alguna tonta razón no entendemos hasta que no está.
La ausencia ayuda a reencontrarnos. Nos ayuda a pensar mejor las cosas y no ahogarnos en una relación de tres. Nos ayuda para regresar con una enorme sonrisa en los labios, cuando semanas antes se pensaba que ya nada tenía una solución estable.
Ausentarse es retraerse hacía sí mismo. Es descubrir con un espejo lo que nos ahoga, nos molesta, nos fastidia y lo que nos amarga la vida.
La ausencia sirve para descubrirse. Proceso que no nos gusta enfrentar. Por miedo a descubrir lago turbio sobre nosotros.
Entonces preferimos los retoques de pintura. Porque es menos doloroso. Y en apariencia es más efectivo. Aunque por dentro ya no tengamos remedio. Entonces la ausencia no es prioridad, ni ese viaje al interior una preferencia.
Porque lujos superfluos suplantan la necesidad de sentirnos vivos y bien. Y la tarjeta de crédito compra una felicidad artificial a plazos con la menor tasa de interés.
Mi ausencia en el blog es justificable, necesitaba unas merecidas vacaciones. Donde mis prioridades fueran otras, donde no tuviera contacto con mi país, y donde estuviera con otras personas.
La ausencia es eso. Buscar las repuestas en otros lugares, desapareciendo por un tiempo de lo que conocemos para adentrarnos en una selva desconocida. Conociendo una realidad distante, pero idéntica. Viendo con otros ojos el mundo y reconociendo las miles de ausencias más que se encuentran en el viaje.
Nada, como conocer la vida de un desconocido y adentrarse en ese laberinto de destinos y añoranzas de un individuo que se conoce en el bus. Porque mi olfato de entrevistador no me traiciona y me ayuda adentrarme poco a poco en una vida ajena, que me hace vivirla sin vivirla. Que me hace imaginarla sin verla.
Entonces comienza otro viaje, completamente distinto al primero. Porque, en esos viajes el guía conoce todas las rutas. Tanto las turísticas como las ocultas. Ya que es su vida, su esperanza.
Entonces la ausencia propia ayuda a poner atención a otros mundos, porque el propio ya no importa. Como en ese egoísmo donde el otro no importa y donde mi vida es el eje central de universo.
Entonces esa responsabilidad de creernos dueños del universo pesa. Y nos cansa. Y nos sofoca. Porque es una pena muy grande tener el mundo sobre los hombros.
Pero con esa ausencia, el mundo no nos pertenece más allá de simples espectadores. Entonces la carga se aligera, porque solo llevamos la curiosidad como guía y ausencia como compañía.
Las semanas anteriores descubrí que el mundo es más allá de lo nos muestran los ojos y más allá de lo que nuestras penas nos permiten ver.
Angel Elías

Comentarios

Goathemala dijo…
Caramba Angel, un regreso espectacular si me permite comentarlo. Brillante.
Un placer leerle.
angel dijo…
Ciertamente las ausencias ayudan mucho. Gracias por el comentario. Seguiremos en el maullo, otra vez de manera consetudinaria. Un abrazo en la distancia.
Goathemala dijo…
Igualmente, espero conocerle algún día.
Saludos.

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín