Ir al contenido principal

Ausencias

Ciertamente, las ausencias son irremediables. Porque no somos entes ectoplasmáticos para bilocarnos, trilocarnos o cuatrilocarnos y estar en cualquier lugar a todas horas. Acto que no sería nada despreciable, pero conociéndonos tendríamos un límite de traslados y volveríamos al dilema de querer estar en 50 lugares cuando solo podemos estar en 25.
Las ausencias nos demuestran lo terrenales que somos, lo dependientes que llegamos a ser del otro. Nos demuestra con una bofetada lo importante que alguien es con su ausencia. Pero por alguna tonta razón no entendemos hasta que no está.
La ausencia ayuda a reencontrarnos. Nos ayuda a pensar mejor las cosas y no ahogarnos en una relación de tres. Nos ayuda para regresar con una enorme sonrisa en los labios, cuando semanas antes se pensaba que ya nada tenía una solución estable.
Ausentarse es retraerse hacía sí mismo. Es descubrir con un espejo lo que nos ahoga, nos molesta, nos fastidia y lo que nos amarga la vida.
La ausencia sirve para descubrirse. Proceso que no nos gusta enfrentar. Por miedo a descubrir lago turbio sobre nosotros.
Entonces preferimos los retoques de pintura. Porque es menos doloroso. Y en apariencia es más efectivo. Aunque por dentro ya no tengamos remedio. Entonces la ausencia no es prioridad, ni ese viaje al interior una preferencia.
Porque lujos superfluos suplantan la necesidad de sentirnos vivos y bien. Y la tarjeta de crédito compra una felicidad artificial a plazos con la menor tasa de interés.
Mi ausencia en el blog es justificable, necesitaba unas merecidas vacaciones. Donde mis prioridades fueran otras, donde no tuviera contacto con mi país, y donde estuviera con otras personas.
La ausencia es eso. Buscar las repuestas en otros lugares, desapareciendo por un tiempo de lo que conocemos para adentrarnos en una selva desconocida. Conociendo una realidad distante, pero idéntica. Viendo con otros ojos el mundo y reconociendo las miles de ausencias más que se encuentran en el viaje.
Nada, como conocer la vida de un desconocido y adentrarse en ese laberinto de destinos y añoranzas de un individuo que se conoce en el bus. Porque mi olfato de entrevistador no me traiciona y me ayuda adentrarme poco a poco en una vida ajena, que me hace vivirla sin vivirla. Que me hace imaginarla sin verla.
Entonces comienza otro viaje, completamente distinto al primero. Porque, en esos viajes el guía conoce todas las rutas. Tanto las turísticas como las ocultas. Ya que es su vida, su esperanza.
Entonces la ausencia propia ayuda a poner atención a otros mundos, porque el propio ya no importa. Como en ese egoísmo donde el otro no importa y donde mi vida es el eje central de universo.
Entonces esa responsabilidad de creernos dueños del universo pesa. Y nos cansa. Y nos sofoca. Porque es una pena muy grande tener el mundo sobre los hombros.
Pero con esa ausencia, el mundo no nos pertenece más allá de simples espectadores. Entonces la carga se aligera, porque solo llevamos la curiosidad como guía y ausencia como compañía.
Las semanas anteriores descubrí que el mundo es más allá de lo nos muestran los ojos y más allá de lo que nuestras penas nos permiten ver.
Angel Elías

Comentarios

Goathemala dijo…
Caramba Angel, un regreso espectacular si me permite comentarlo. Brillante.
Un placer leerle.
angel dijo…
Ciertamente las ausencias ayudan mucho. Gracias por el comentario. Seguiremos en el maullo, otra vez de manera consetudinaria. Un abrazo en la distancia.
Goathemala dijo…
Igualmente, espero conocerle algún día.
Saludos.

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…