Ir al contenido principal

Los Juegos de la Mente.


Haroldo Sánchez nos presenta un libro: Juegos de la Mente. A modo de crónica nos cuenta dos historias medulares, pero con muchas variantes. En un juego, un interesante entramado de historias. Un periodista narra la pasión que representa su trabajo. Un recorrido por la historia reciente del periodismo guatemalteco, Sánchez, nos embarca en un viaje por el lado desconocido de la noticia. La versión del periodista.

La crónica se ha vuelto un género muy poco desarrollado en Guatemala. En este caso la crónica novelada. En esta novela Claudio Morán narra su vida en 30 días y conjuntamente narra su agonía. En un viaje tan diferente, pero a la vez paralelo. Aunque ¿Qué tan diferente puede ser la agonía de la vida? Si ambas son una secuencia de acontecimientos.
Uno de los aportes más interesantes del libro es su riqueza en detalles históricos. En especial en para un nuevo periodismo nacional que muchas veces desconoce esos detalles.
Con una prosa suelta y sencilla, Sánchez, desarrolla con el lector preguntas sobre la importancia de la vida o de la posibilidad de una después de la muerte. Y el lector acompaña a Claudio en un repaso intenso de sus vivencias.

Pero las vivencias de Claudio, son el reflejo de experiencias cotidianas del periodismo guatemalteco. Entonces Claudio se vuelve la concreción de muchas realidades.

Los juegos de la mente son extraños, eso Claudio lo tiene presente. Y mientras recuerda pasaje por pasaje su vida, los lectores también descubrimos que ese recorrido también es nuestro. Porque no es una vida ajena a Guatemala, es una vida apegada a esa realidad. A la que vivimos constantemente. Y que de alguna manera al recorrerlo con él, nos hace coincidir en sus recuerdos. Claro, que todos vimos esas historias desde nuestro balcón, pero en algún punto coincidimos y en ese momento nos pone a reflexionar.

El libro puede servir perfectamente como un referente histórico, por su riqueza en las narraciones. O puede ser un emocionante viaje por historias contadas de manera muy verosímil.
El ejercicio periodístico, nos demuestra, se lleva hasta la muerte. Y este personaje nos lo presenta en su lecho agónico.

Un trabajo incomprendido, pero muy noble cuando se ejerce con ética. Ética que desaparece hasta dentro de los mismos medios de comunicación, que se entregan al mercado y no a la información.

Este libro además es denunciante, devela a un periodismo desde un ángulo poco comentado, el pútrido. Donde la fafa salta en cualquier momento. Y las dictaduras censuraron a una prensa denunciante o donde la democracia comprada a plazos no da cabida a la libertad de prensa. Esto llevado en una trama que salta de época en época, como una máquina del tiempo. Pero ¿Quién dijo que la literatura no puede hacer esa función? Muchas veces esa misma literatura, talvez fantástica, devela la verdad.

Haroldo Sánchez con Juegos de la Mente, simplifica ese lío de ideas que se forman en la cabeza hasta hacerlo historias. Y luego nos muestra un libro referencial para los estudiantes de comunicación.

Pero Claudio Morán puede ser cualquier periodista comprometido con su oficio. Y que espera lo inevitable. Entonces ese recorrido mental es obligatorio. Para darse cuenta que de una u otra manera ha dejado una huella de reflexión estampada en la mente del lector.

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…