Ir al contenido principal

Persiguiendo la cola del Perro


Alex, es un amigo de la infancia, con quien comparto complicidades. Hace poco llegó conmigo y lo noté un poco preocupado.


Eso es una tragedia –me dice. –Por un lado es de risa y por otro es como para echarse a llorar. –Sucede que este amigo está encerrado en una constate muy común. Esa constante un poco irónica donde él está enamorado de una chica y otra chica está enamorada de él. El problema radica, como en estas comunes historias, que Alex se ha enamorado irremediablemente de una chica que no le hace caso. Y a él, otra chica lo busca para conquistarlo, pero él no siente absolutamente por esta otra.


A todo esto, este amigo siente que el destino le lleva con una jugarreta descarada, donde quien maneja el ajedrez de su vida ha de divertirse a carcajadas. Según me cuenta, Dalila, (nombre no por demás profético) ya ha presentido su interés por ella. Y en una especie de estrategia lo mantiene alejado, esto porque ella tiene un interés oculto por Ramón, quien es un profesor de física en una escuela cercana. Y este a su vez no siente interés por ella, porque siente un profundo amor por Regina, la secretaria del departamento de Letras de una universidad. Imagino que Regina, chica a la que conozco poco, ha de tener un interés oculto por otro pendejo que se hace miserablemente el desentendido.


Como aquel perro que corre a su cola y no la alcanza. Por otro lado la chica enamorada de Alex lo persigue a todas horas. A todo lo que Alex me ha contado, deduzco, que a ella, otro tipo ha de perseguirla con la misma insistencia.


Mi amigo respira profundo al saber que esa cadena es imposible de romper para su beneficio. Y que él, como en toda buena cadena, no es el eslabón débil para quebrarse.


En esa cadena de amores inconclusos mi amigo está encerrado. Casi sin poder salir. La chica que le quita los sueños, no desea hacerlo. -Y es razonable, quién desea estar en donde no quiere estar. –me dice resignado Alex. –Yo por lo menos no lo haría.


De alguna manera estos problemas amorosos son frecuentes. Esa abstracción de los sentimientos que se tratan de enfocar hacia el lado equivocado, o por lo menos hacia alguien que no lo meceré. Pero ¿Qué determina ese merecimiento? No hay nada escrito que diga sobre este caso específico, donde este sentimiento queda, hasta cierto punto, ridiculizado.


En esa perseguidera montada por Alex, a Dalila que seguramente se la monta a otro tipo. Y que Alex casi fielmente replica, es como para revolcarse de la risa.


Ahora bien, ¿Qué queda? –le pregunto. –Pues nada –responde –Simplemente aguantarse, esperar que la cadena se rompa a mi favor, y me quede del lado que me conviene. –pero ¿eso no sería inconveniente para ella? –pregunto inocentemente. –Tal vez –responde.


Esas cadenas son el infierno de muchos, ser querido y a la vez no. Eso de los enamoramientos son sucesiones infelices donde nadie gana y la lógica parece perder la partida.


Ángel Elías

Comentarios

Alejandro dijo…
Eso pasa cuando creemos que el amor está afuera, lo perseguimos incesantemente y ni siquiera volteamos para observar que él viene tras de nosotros. Perseguimos nuestra propia sombra, y es hermosa claramente, pero es una sombra al fin y al cabo. Sabrá, tu amigo, que una vez encontrado el amor se esfuma entre los dedos.

Saludos
Angel Elías dijo…
Es cierto, el amor es efimero, y mi amigo no comprende que ese es el secreto de èl, es tan rapido que es muy dificil disfrutarlo a plenitud.
Goathemala dijo…
Qué recuerdos Angel. Esas cadenas eran la pimienta de nuestra pandilla. Era casi un milagro que los amores coincidieran. El amor se tejía con líneas paralelas y sólo la pasión (o el alcohol) las cruzaba.

Abrazos.
Angel Elías dijo…
Goathemala: no hay nada como esas cadenas, un poco neutoticas algunas veces y otras bastante ironicas, pero de amores, ese amigo comprendio que nada esta escrito.

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…