Ir al contenido principal

Los adioses

pintura: "Adioses" de Duli Olmedo Botía


Me alejaré de ti, como inmóviles se alejan los árboles del río

Luis Cardoza y Aragón


Existen esas difíciles decisiones donde el adiós es inevitable. ¿Se puede despedir sin dejar una lágrima perdida? Los adioses son esas separaciones donde se teme por lo desconocido. Por ello no me gustan los aeropuertos. Son esas puertas donde el retorno queda resumido a una esperanza y nada más. Pero lo más duro de los adioses es la separación de lo que creemos nuestro, pero que en ese momento dejamos partir.

Y sabemos que no podemos hacer nada. Y esa impotencia por la imposibilidad. Luego vienen los lamentos, los gimoteos, los suspiros. Una herida más en el corazón. ¿Las heridas sanan? Siempre lo hacen. En un proceso, a veces duro, a veces fácil. Por ello los adioses son imposibles de evitar. Siempre despedimos. A veces sin saberlo. ¿Tenemos amigos a quienes ya nunca volvimos a ver? Las despedidas que duelen son aquellas que las sabemos despedidas. Un hasta siempre. Porque el tiempo es muy grande, un aliado o un enemigo demasiado fuerte.

Las despedidas están precedidas por la sensación de separatividad. Nos sentimos mal por dejar una parte de nosotros en algo o en alguien. Y el dolor es mayor cuando ese algo o ese alguien en realidad se lleva una gran parte de nosotros.

Desconocemos si nos volveremos a ver. Si volveremos a tener aquello que cedimos. Y sabemos que muy probablemente no. Que no volverán las cosas a ser lo mismo. Y entonces nos entristecemos. ¿Y si nosotros somos los que partimos? Esa es otra situación. Sabemos que debemos irnos. Pero no nos deja de doler. Dejamos recuerdos, dejamos nostalgias, risas, y un poco de amor.

En estas semanas, las separaciones y los adioses han sido mi pan diario. Unos voluntarios y otros muy forzados. Pero que al fin son separaciones. Y han sido separaciones en las que me he quedado como un observador. Donde no se puede hacer nada más allá de mover la mano y despedirse.

Y provoca cierta impotencia no hacer nada. ¿En realidad se puede hacer algo cuando el río lleva en su corriente nuestros recuerdos? Y se entra el dilema de saber si en realidad era lo último que se podía hacer.

Las despedidas deben ser dignas. Deben hacerse con la frente en alto. Aunque el calvario sea interno. Deben hacerse en el momento. No antes, no después. De lo contrario vacilaremos, y sin voltear hacia atrás. ¿Y si nos arrepentimos? Es válido echarse para atrás, siempre y cuando estemos convencidos.

Y ahora despido muchas cosas, muchas gentes. Lo creo necesario. Dejar lo que nos aferra y llevarnos lo que queremos junto a nosotros. Todo la historia se encargará mostrarnos..

Ángel Elías

Comentarios

Engler dijo…
Me parece que si el adios queda resumido a una esperanza eso lo es todo

Definitivamente que las cosas no siempre serán las mismas, pero es que no son las mismas

El adios tambien puede ser el mejor tributo a esas breves estancias que nos marcan para siempre
Angel Elías dijo…
Engler la esperanza es loq ue nos mantiene aferrados a este mundo. Asi son los adioses, los cambios vienen y a veces estremecen...

el mejor tributo a nuestros recuerdos. epa, amigo!!! de quien ese poema?
la ms dijo…
nosotros creemos en el adios.... siempre se lo decimos a todos aquellos de los que nos encargamos: ¡adios! y acto seguido ya sabes que les pasa...
Angel Elías dijo…
...se vuelve a reencontrar jajaja
eso suele suceder
gracias MS por la visita
la 18 dijo…
ya sabe, aqui desde la cárc... perdón, desde nuestro centro de convivencia especial, con nuestros teléfonos satelitales, te saludamos!!!!
Angel Elías dijo…
Amiga del Boqueron:
ya sabemos que las extorsiones vienen gracias a su internet inalámbrico.

Recuerde que ya pague mi cuota de desengaño---

ehh

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…