Ir al contenido principal

Problemas en la Azotea


En Guatemala las cosas no son como parecen. Los grados de desnutrición son severos. Y hasta crónicos. Muchas estadísticas demuestran que somos un país poco alimentado y por ende poco desarrollado. ¿En vías de desarrollo? Lo dudo. No hay que indagar mucho como para darse cuenta que no hay ni un indicio de desarrollo social o humano. Somos esa sociedad que se sumerge en la vorágine de consumo. Eso no es desarrollo. Contrario a lo que se cree un mall no es desarrollo, ni por asomo. Entonces somos esa sociedad endémica, medio desarrollada. Hay estudios que indican que la alimentación de los niños está carente de nutrientes, que los almuerzos de los guatemaltecos están llenos de chatarra. Que no contiene los nutrientes necesarios. Esto puede explicarse de cualquier manera. La más sencilla es el argumento económico. Y claro, en una sociedad donde no se vive, sino se sobrevive es un argumento sólido. Pero en realidad ¿Cuáles son las consecuencias?

Me temo que una mala alimentación provoca un desarrollo un tanto rezagado de la capacidad intelectual de cualquier ser humano. La alimentación está altamente relacionada con la capacidad de resolver problemas, con la inteligencia. Entonces ¿podemos decir que somos una sociedad mentalmente enferma? ¿Mentalmente retrasada?

Puede que me equivoque y espero que sea así. No puede ser que agreguemos a nuestra extensa lista de carencias una más, la falta de inteligencia.

Aunque conversar muchas veces con amigos no desestimula mucho esta teoría. Es un tanto difícil mantener una conversación seria e inteligente a la vez con muchos amigos. Los pensamientos no pasan más allá de música, autos y dinero. Realmente no hay mucho estímulo.

Y luego nos detenemos a escuchar otra conversación y nos topamos con frases frías, vacuas y sin sentido. Donde el vocabulario no rebasa más allá de 25 palabras. Y el tema simplemente raya en lo estúpido.

Otras veces es preferible quedarse callado y sonreírse con cada tontería que disparan a diestra y siniestra, con todo y tartamudeos. Esto gracias a la incapacidad de coordinar la lengua y el cerebro.

Puede que me equivoque pero el guatemalteco tiene un problema mental, unos más profundos que los otros. Lo atribuyo a la desnutrición crónica sufrida durante su crecimiento. Aunado a ello, una anemia endémica, y desinterés por dejar la condición. Cuya cura espanta a más de alguno. Los libros.

El retraso mental de muchos conciudadanos, y hablo de cualquier esfera, se supera con una dosis diaria de lectura. Estamos raquíticos. Estamos al filo de la muerte cerebral. Lastimosamente se cree que es mejor morir feliz en su pantanosa fantasía, que tomar un libro. Eso porque ¡ala, que hueva, pues!

Ángel Elías

Comentarios

...engler dijo…
Ciertamente provoca risas y pena. A mi me provoca también tristeza.

Y creo que la cosa va más allá de solamente mantener conversaciones que giren en torno a temas triviales como dinero, autos música y eso que decís, eso no sería problema si pudieramos hablar de otras temas. Esa desnuctición intelectual de la que hablás provoca que seamos una sociedad apática, acrítica, irresponsable por dejadez mental. Y lo más triste del caso es que se da en esferas en las que uno esperaría encontrar más temas, en la Universidad por ejemplo, pero ni ahí, como bien lo describe Andrés Zepeda en su columna del viernes.
Angel Elías dijo…
Engler: Los problemas en la azotea son evidentes. estas sociedades se consumen a si mismas, porque no tiene cierto tipo de dejadez mental. En la universidad, es poco el debate que se encuentra, la resistencia en la ideas es insuficiente. y salen los estudiantes mas confundidos de lo que entreron, pensando que lo saben todo. eso en la estatal, que es de donde salgo. ahora las privadas no creo que la cosa mejore.

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …