Ir al contenido principal

¿Qué es la violencia en este país?


Foto: Botero

El pan de cada día. Somos una sociedad muy violenta. Y a la vez reprimida. Que con la menor incitación explotamos. Somos consecuencia de pensar que las cosas se arreglan a golpes. Porque así fuimos educados, con la cultura de la violencia en la familia, en las aulas y no del diálogo. Por eso nos cuesta comunicarnos.

Y luego demostramos nuestra cultura de violencia en todos lados. Principalmente cuando estamos en grupo. La sociedad guatemalteca se reprime hasta que se forma parte de la masa. Por ello hay incidentes en estadios deportivos, en lugares públicos. Recientemente ocurrió un incidente, golpearon a un delincuente en una universidad privada, guiada por jesuitas. Pero acá en este país no es raro toparnos con fenómenos de esa naturaleza.

La violencia en este país impresiona desde todos los ángulos. Y son patrones que se repiten constantemente. Este país es habitado por gente violenta. Sin importar su nivel social. Muchas veces estigmatizada así. Vemos que desde universidades privadas hasta comunidades marginales y rurales el fenómeno siempre se repite.

Eso nos indica algo evidente. Todos bebemos de la misma fuente. ¿Qué nos hace tan violentos? La inseguridad y la incertidumbre a los poderes estatales son unas de las principales razones por las cuales demostramos nuestra frustración. Porque llegamos a ser una sociedad frustrada, llena de resentimientos y que no logra sanar. De allí en adelante las cosas no caminan bien. Luego nos damos cuenta que nada funciona y que todo es una gran trampa. Eso provoca un sentimiento de impotencia dentro del guatemalteco. Si me roban un celular… con violencia… la reacción debe ser violenta.

Tanto, estudiantes de universidad como campesinos del altiplano beben la misma frustración. Y tratan de enviar un mensaje claro. No confiamos. Luego vienen los linchamientos, las vapuleadas. Como un comportamiento social aceptado. Se lo merecía ese ladrón.

El problema radica en que poco a poco vemos con naturalidad a la violencia como un analgésico a la misma violencia. Preferimos agredir antes de ser agredido. Y usamos cualquier motivo para justificar esa agresión.

En Guatemala la violencia tiene que ver mucho con el sistema educativo, que no es nada participativo y hasta dictatorial. Es un sistema que reprime. Y tal como un volcán explota. Y es que se educa a golpes. Con autoritarismo.

Luego se pide que se actúe de la misma manera en todo. Hasta en el gobierno. Por ello muchos piden destacamentos militares en lugares rojos. Uno por la ineptitud del sistema de justicia y seguridad en este país y por otro se recuerda la severidad del ejército en la guerra. Por ello comunidades que fueron golpeadas por la guerra, ahora piden al ejército. En su memoria tienen fresca la forma violenta y severidad del trato hacia sus comunidades. Y esperan que en este tiempo de paz, actúen con la misma drasticidad con la delincuencia con la que fueron perseguidos años atrás.

El guatemalteco piensa que las cosas aquí se arreglan a trancazos, ¿Qué, no? pregúntele a cualquiera…

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…