Ir al contenido principal

Pre-Navideño 2010

Haciendo un hermoso recorrido por la imaginación de estos tiempos, me doy cuenta que ya nuestra sociedad está en un estado calamitoso. Recientemente vi en la televisión a un pastor evangélico que decía que la Navidad era una fiesta satánica e idólatra. Ciertamente, me causó curiosidad su argumento y me quedé escuchando. Sus explicaciones aunque descontextualizadas, parecían tener sentido, aparentemente. Éste argumentaba que la navidad coincide con la celebración de deidades paganas de Egipto, Roma y países nórdicos. Según el pastor, toda celebración en estas fechas está ligada a fiestas y bacanales. Asumo que celebrar un cumpleaños en estas fechas, debe ser igual de blasfemos a los ojos de dios.

Ciertamente, esta población esta enferma y con necesidad de atención, como aquel adulto que no tuvo ningún aprecio de pequeño. Sin embargo cada vez que veo, la televisión me doy cuenta que esta celebración cristiana cada vez queda resumida a un sobrealimentado viejito vestido de rojo, y que ríe por cualquier estupidez. De la navidad cristiana empieza a quedar poco. Es que la sociedad de consumo, nos dice que tenemos que sumirnos en la frenética necesidad de comprar regalos. ¿Es que acaso ese sentimiento compulsivo tiene una explicación más profunda desde el contexto social? Puede que la sociedad en la que vivimos, tan llena de violencia e intolerancia, tenga un vacío tan grande que solo puede ser llenada con regalos tontos y felicitaciones forzadas.

Y es que estas fiestas se llenan de convivios absurdos, llamadas melancólicas, voracidad comercial y un vacío existencial en el alma. ¿Qué nos queda después de todo? Un sentimiento de soledad tan grande que nos sumergimos en la tristeza de la navidad. Un amigo decía que no encontraba canciones alegres en estas fiestas. ¿Fiestas? Fechas propicias para borrar la memoria con trago. Claro, existen notas alegres para estas actividades, pero no son escuchadas. Simplemente son rellenos musicales en centros comerciales abarrotados de compradores compulsivos, y que subconscientemente les recuerdan que esta puede ser su navidad.

Aquel pastor debe de tener algo de razón, estas fiestas cristianas deben tener algo de malévolo. Vuelven a las personas insensibles al dolor ajeno, donde reina el egoísmo, la apatía y el desinterés por conocer al otro. Y eso que somos un pueblo altamente cristiano, ¿Y si no lo fuéramos?

Somos ese país de sueños pequeños y de grandes problemas. Somos el país de las eternas contradicciones.  Donde germina la semilla de la incertidumbre y la pesadumbre. Donde cualquier tipo sale en la televisión tratando de fanatizar a las personas con una creencia que sale completamente del contexto. Pero lo más lamentable es que hay gente que le crea.
Porque somos animalitos indefensos, ante todo, somos ovejas del rebaño, somos llevados por el pastor, por la televisión, por un gordo barbado que nos dice que compremos, por fanáticos religiosos, por locos con poder, por todo tipo de esperpentos que hacen de nuestras sociedades, sociedades enfermas y muy manejables.

Para esta navidad, el deseo general, entre la muchedumbre horrorizada por no saber qué comprar y el frenesí pre-navideño debería ser aquella frase de Víctor Muñoz: Lo único que quiero es que se detenga el tren.

Ángel Elías

Comentarios

Koan Resuelto dijo…
La frase 'lugar común' corre a mis dedos, pero no se si viene a cuento....

Por cierto, este sábado es lo del Club de Lectura en el CCEG? Espero que no anden muchos conquistadores por allí...
Angel Elías dijo…
Koan: un super lugar común, no.... lectores hasta el otro año.... en el CCE el 29 de enero

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …