Ir al contenido principal

Ciudades estrechas


Esta ciudad esta tan pequeña que nos topamos con los recuerdos. No hay espacio para olvidar, sin que en las esquinas nos encontremos con algo que nos regrese meses atrás. Ese es el problema de vivir en ciudades chatas. Todo nos regresa a un pensamiento lejano y extinto.

Entonces las luces de los autos al anochecer son un enjambre de brillantes ojos que no saben hacia dónde se dirigen. En casa esquina estás tú, para asaltarme los recuerdos y robarme la tranquilidad. De allí en adelante nos sentimos desprotegidos.

Con el tiempo, esos pensamientos se diluyen, parecen desaparecer. Y nos tranquilizamos. Y en el menos esperado, aparecen, como ese rayo que nos sorprende antes de la tormenta. Y te veo pasar, como ese fantasma que soy. En esta ciudad todos acampamos en la soledad, una soledad vacía y llena de nada. De malls o ropa cara.

Los paseantes son testigos de un cúmulo de sensaciones que no se expresan. Todos cargamos a cuestas recuerdos en la ciudad. Y este ordenamiento, no deja espacio para recuerdos foráneos. Entonces apareces nuevamente tú. Como algo que ya queda poco, como la cera de la vela casi derretida. Con un aspecto casi diluido en bocinazos y humos de buses urbanos.

Y ya te recuerdo poco, a veces de manera forzada para no perder la costumbre. Porque somos seres que no queremos dejar el pasado. Queremos llevarlo con nosotros. Pero en ese paso de un lugar a otro, se nos caen los pedazos y no nos damos cuenta

Amigos desconocidos entonces ven como se nos caen todas las partes del recuerdo.-Mire don lo que se le cayó –pero son miles de kilómetros de olvido. ¿Cuánto recuerdo puede haberse perdido en esta ciudad, a pesar de su estrechez?

A estas horas, no hay músico-persona que pueda reflejar la melodía. Y la vorágine de la ciudad y sus fisuras se encarga de atraparnos en un remolino que nos deja a cientos de kilómetros de lo que fuimos. Ya no se divisa entre tantas cabezas divididas y constantes. Los autos se movilizan más rápido, mientras escribo, y trato de recordarte.

No hay nada más estrepitoso que alejarse de la ciudad, a refugiarse al ocaso, persiguiendo el sol. Entre las montañas. Pero es triste, saber que a los días a los años, nosotros también somos un recuerdo diluido y sin importancia.

Entonces los brindis, tienen nombre de ausencia. Y en tu casa un nombre verdadero, que evidentemente no es el de nosotros, ni el mío.

Y no queda más que esperar, a que la ciudad siga creciendo y con los años podamos conseguir una bodega donde por fin acomodar los recuerdos. En fin, los problemas de las cuidades estrechas.

Ángel Elías  

Comentarios

Hilda Ro. dijo…
Me impresionas amiguito, sencillamente me fascina lo que escribes...
Angel Elías dijo…
Hilda Ro, Gracias, alli estamos escribiendo y chismoseando en todo lugar... saludotes, nos seguimos viendo vecina...
Jorge Ramiro dijo…
Yo solía vivir en una ciudad estrecha hasta que decidí el cambio de vida, mudarme a un lugar más tranquilo. Ahora trabajo en un hotel en Cancún, no trabajo realmente muchas hora, pero me queda tiempo para vivir y dinero para comer. Además el paisaje lo embelesa a uno.

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …