Ir al contenido principal

Correos Spam


Mensajes Divinos
¿A usted no le ha llegando uno de esos correos cadena? No lo creo tan afortunado. Los correos cadena son esos e-mail que llegan hasta los buzones y que lo envían personas que uno a veces ni conoce.
Se trata de mensajes que anuncian desde el fin del mundo hasta mensajes de despedida medio suicidas. Donde el arma principal es la amenaza. Comienzan con un inocente relato que le sucedió a no sé qué rey de África o de Oceanía. Quien al igual que yo, se deshizo de ese correo y se le murió medio reino y que ahora vive en la vil lipidia.
O de esos correos que ofrecen el milagro más grande de la historia de los correos electrónicos gracias al dios Internet. Recientemente recibí uno que me envió mi ángel de la guarda, que quién sabe como consiguió acceso a tal tecnología y lo más importante, con qué dinero. Bueno, mi ángel de la guarda me escribía para recordarme que existe, y que una prueba de ello, es que debía enviar ese correo a 5 amigos. Entonces le pregunté: ¿para qué? Él me responde en el mensaje: para “el milagro”. Seguí con la interrogante: si es mi ángel guardián, entonces mis amigos también son sus amigos, y si él tiene correo electrónico para escribirme por qué no se lo envía a ellos y nos evitamos tanto embrollo. A menos que yo esté peleado con ese angelito desde hace tiempo y él desconozca de mis amistades. Pero, -¿cuál es el milagro? -Pregunte intrigado.
Responde que al hacer este acto de bondad, él haría que una persona a quien yo extraño mucho me llamara a las once de la noche. Y este sería la “prueba-milagro” de su existencia.
Pero ¿yo, a quién podría extrañar tanto como para creer tan absurda propuesta?
Realmente mi ángel de la guarda no me envió este correo sino un conocido. Allí fue donde se cayó mi esperanza por recuperar a un ser querido.
Realmente, a veces necesitamos creer en algo tan fervientemente que nos aferramos a propuestas tan ridículas como esta. Con la tonta idea de saber si en realidad pasará. Estamos en tal asfixia que cualquier espejito en la oscuridad nos parece la salvación.
Pero usted talvez al igual que el correo argumentará: -¿Qué pierde con probar? –sabe amigo lector, se pierde la dignidad.
Lo peor es que multiplicará esa cadena de falsas esperanzas, y de desilusión, que aunque usted no lo crea, sí hay gente que cree en estas cosas. Y aunque usted lo haga con la mayor inocencia del caso, la otra puede tomarlo como un mensaje divino y seguir multiplicando tal red.
Los correos cadena, muchas veces, no en todas, una sarta de mentiras. Como que Bill Gates regala 100 dólares a todos los que usen su navegador y que corran la voz con diez personas más y qué él rastreará su correo y su dirección para enviarle en agradecimiento sus cien dolarotes.
Quienes realizan este tipo de correos, se siente amos y señores de la teoría del rumor. Hacer correr una noticia o un correo y se lamen los bigotes viendo cómo caen tantos ingenuos.
El correo electrónico es una forma de comunicarse de una manera rápida y económica, y no todos los correos son basura, algunos llaman a la solidaridad o para una buena causa, el secreto es tener un buen juicio.
La fin de cuentas, cada quien tiene derecho a creer lo que le parezca. Lo que ya no me gusta es que crean que yo también manejo ese tipo de creencias. Pero amigos son amigos y es mejor decir: -sí vos ya mandé todos los correos. Antes que mi ángel de la guarda me envíe otro correo recordándome lo mala onda que soy.
Pero quedan preguntas al aire, ¿Por qué a cinco personas se le deben enviar estos correos? ¿Por qué esa persona extrañada me llamaría las once de la noche y no a una hora más tétrica como la media noche? ¿Qué pasaría si no contesto la llamada? ¿Morirá algún ser querido? ¿Y si con el sueño tan pesado que tengo no escucho el timbrar del teléfono? ¿Me llamará por cobrar? ¿La llamada, se la cobrarán a mi ángel guardián?
Incógnitas... entresijos.

Angel Elìas

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …