Ir al contenido principal

Repudio Total

Guatemala, como muchos países del mundo, enfrenta una ola de violencia enorme. Pero ¿Qué nos hace tan vulnerables? Talvez la poca visión de país, para generar oportunidades. Recientemente en Radio Sonora, radio guatemalteca, en el programa Usted qué opina, escuché, una tonta y absurda encuesta, a cerca de qué hacer con los mareros (pandilleros juveniles) que me puso en qué pensar. En su mayoría, la gente respondió que se debían eliminar.
Esto viene acotación porque en Guatemala se están dando casos de limpieza social, una limpieza social que a todas luces es ilegal e inhumana. El que los pandilleros tengan en zozobra a mucha de población guatemalteca, no significa que se les deba dar muerte, como desechos inservibles. Realmente estamos cansados de la violencia, como para generar más, con limpiezas sociales, indignas de una sociedad civilizada. Pareciera que 36 años de conflicto armado no nos han enseñaron que la violencia sólo genera más violencia. Puede parecer tentadora la alternativa, pero eso sólo en apariencia, porque entonces nos volveríamos tan criminales como ellos.
En el año (febrero 2006) sobrepasamos el centenar y medio de victimas por violencia.
Y da pena escuchar a la gente que clama por regresar a la época donde el autoritarismo estaba a la orden del día.
Realmente no estamos conscientes que una vida es una vida humana y que nadie tiene derecho a quitársela a nadie. El asesinar es un hecho delictivo, que claro, debe ser penado, pero no por mano propia, sino en el debido proceso.
Pero, confiar en el proceso es difícil en un país como este, donde campantes e impunes se pasean maleantes en la política y en la delincuencia. Es difícil, pero, acaso no recordamos que en este país de subdesarrollo, no podemos esperar más allá que ese mismo subdesarrollo, desde nosotros hasta los administradores públicos.
La violencia, provocada por la limpieza social, puede rebotarnos en la cara. No se pude delinquir sin asumir cierta responsabilidad. No es suficiente con pandilleros que matan por un par de monedas, ahora debemos cuidarnos de nosotros mismos, porque ciudadanos, aparentemente decentes, pueden ser homicidas en potencia. Que en base a su juicio, un juicio retorcido, puede arrebatarnos la vida. Sólo porque, a sus ojos, podemos parecerles amenazantes.
En Guatemala, es muy probable que casi toda la población tenga problemas mentales. Eso es de alarmarse, ya que nadie en su sano juicio puede ver una solución en la muerte
Si no, veamos el caso estadounidense, esa paranoia, por los ataques del denominado S-11, fueron el detonante para dejar poblaciones en medio oriente a medio destruir, por una supuesta democracia, que cada pueblo debe buscar bajo sus convicciones.
En Guatemala el subdesarrollo nos tiene de rodillas, no son los mareros, ni la pobreza, la carestía de vida, ni la inseguridad laboral y personal, ni la falta de empleos, es el subdesarrollo que provoca todos estos males.
Repudio toda muestra de violencia, toda muestra irrespeto a la ley, porque ni los pandilleros son unos angelitos, ni la gente que los mata, son salvadores del pueblo. Porque tanto ellos como los otros son unos criminales de la peor calaña.
Y el gobierno, una partida de inútiles, que no prestan la garantía constitucional de la vida a los que ingenuamente votaron por ellos.
Democracia ¿Cuál democracia?
¿Justicia? Esa señora olvidada en los tribunales, en la que, nos guste o no, debemos aprender confiar.
Angel Elías

Comentarios

While you read this, YOU start to BECOME aware of your surroundings, CERTIAN things that you were not aware of such as the temperature of the room, and sounds may make YOU realize you WANT a real college degree.

Call this number now, (413) 208-3069

Get an unexplained feeling of joy, Make it last longer by getting your COLLEGE DEGREE. Just as sure as the sun is coming up tomorrow, these College Degree's come complete with transcripts, and are VERIFIABLE.

You know THAT Corporate America takes advantage of loopholes in the system. ITS now YOUR turn to take advantage of this specific opportunity, Take a second, Get a BETTER FEELING of joy and a better future BY CALLING this number 24 hours a day.
(413) 208-3069

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín