Ir al contenido principal

15 de Septiembre

Después de tanto tiempo no he logrado comprender por qué deben haber desfiles el 15 de septiembre. Nunca he estado de acuerdo con tan tonta, cursi, arcaica y estúpida tradición militar de desfilarle a la patria.
Realmente no hay sentido lógico para esa pérdida de tiempo. Pareciera que en Guatemala cada vez nos acostumbramos a hacer las cosas al revez. Ahora resulta que quien no desfila o no se siente chafarote no es cívico. Y resulta además, que lo militar es representativo de Guatemala, cuando fue la peor maldición que tuvimos.
De qué estaremos hechos para seguir pensando que hacerle honores civiles a la patria debemos asumirnos militares y desfilar con sus bandas y sus uniformes.
Esta es una tradición sin sentido, para una nueva sociedad de paz. Claro, que con la educación tan deficiente que recibimos, existen poquísimas posibilidades para que se erradique esa tontera del desfile.
El desfile es una pérdida completa de tiempo. Cómo es posible que se tomen tiempo adicional y hasta de clases, que ni siquiera se atreverían a tomar para estudiar, para practicar tan vacío ejercicio. Recuerdo las veces que nos ponía en el recreo a marchar en la cancha del colegio, para que aprendiéramos a llevar el paso. Como que esa cuestión fuera ciencia.
Porque es inhumano poner a padres de familia, que apenas tiene para comer y educar a sus hijos, en las labores de comprar indumentaria militar de astronómicos precios. Y que al final de cuentas solo utilice una vez. Pero es más injusto, dejar que los niños piensen que en realidad el acto de independencia se dio porque nuestros padres lucharon un día, es algo que a todas luces es falso.
Bien decía Mario Monteforte Toledo, -durante la independencia no hubo ni una sola gota de sangre, la sangre vino a chorros después.- Recordemos que el acto de independencia sólo se dio entre las clases criollas, y que el pueblo mayoritario, (indígena, por supuesto) no supo ni qué pasó. Entonces toda esa falsedad de desfile militar para celebrar la independencia, realmente da asco.
Esa farsa que montan para justificar intervenciones de militares también es denigrante. Como aquella justificación para la invasión estadounidense en Guatemala, (1956) porque hicieron creer que Guatemala se volvería un estado comunista.
Pero bueno, de este bello país de contradicciones podemos esperar cualquier cosa. Talvez en el futuro celebraremos el día del narco, o del marero, para ajustar nuestra débil y manipulable capacidad ideológica.
En Septiembre veremos por cualquier lado, manifestaciones guatemaltecas, como los símbolos patrios. Éstos que poco a poco pierde protagonismo. Con el tiempo corremos el riesgo de perder nuestra identidad, nuestra capacidad de sentirnos orgullosos de una Guatemala nuestra, palpable.
Después el ave nacional será el pollo campero, o la cerveza gallo. O el venado, como símbolo patrio de libertad. Talvez paiz, como patrimonio nacional de más relevancia que el Gran Jaguar de Tikal. Me atrevo a decir que en la actualidad es más visitado. Y ese Tikal será tikal futura. Cuado lleguemos ello ya no tendremos remedio.

Angel Elías.

Comentarios

Goathemala dijo…
Ya ves, amigo, con sólo este mensaje te he tomado aprecio, porque resume en realidad todo lo que pienso.
Te leere todo lo que publiques.
Goathemala dijo…
...ya tienes el gato número 8.
angel elias dijo…
Me alegra bastante, que un gato màs se agregue a la camada y envio un maullido de alegria por su ingreso. Goathemala Bienvenido

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …