Ir al contenido principal

Algodones de Azúcar

A la niña de los algodones de azúcar.
Ale.

Son deliciosos estos entretenedores del hambre. Tan característicos de las ferias de pueblo. En lo personal tenía muchos de años de no probar alguno. Pero, por diversas circunstancias que se confabularon contra mí terminé cayendo dentro de las garras de tan delicioso entremés.
De niño los algodones de azúcar caracterizaron la feria en el pueblo y las procesiones. Era tener una nubecita dentro de una bolsa y comerla pensando que se podía escapar. Nubes de color rosa, azul, amarilla o blanca.
Pero, cuando la niñez se va, las bolsas de algodones, extrañamente se van con ella. Y dejamos las ilusiones de niño en el pasado. Y los algodones de azúcar pasan a ser un mordisco al aire. Y ya no los buscamos, dejamos de perseguir con una moneda al vendedor que lleva todas las nubecitas debidamente empacadas sobre sus hombros.
Porque dejamos de pensar que son necesarias, que la niñez se ha acabado y con ella nuestra hambre de soñar con nubes de azúcar. En algún momento dejamos la inocencia para pensar que nuestros sueños se resumen a ese edulcorante embolsado.
Esos son los algodones de azúcar, el reflejo de la inocencia perdida. Y por eso me acerqué de nuevo a ellos. Quería saber qué me atrajo alguna vez. Deseba conocer ese misterio que a todo niño cautiva. Ese derretir inmediato del azúcar sobre la lengua.
Y me remonté a otros tiempos. A tiempos que muestran que equivocaste el camino por crecer y olvidar lo sencillo de la vida. Entonces lo elemental toma trascendencia. Y repites otra dosis de algodones de azúcar.
¿Por qué los deje de comer? ¿Por qué los vuelvo a buscar?
Pues resulta que de un poema y una conversación con una amiga que se encuentra lejos, surgió la necesidad de probar nuevamente los algodones de azúcar. La niña de los algodones de azúcar recreó de alguna manera ese universo paralelo donde la niñez vuelve con un poquito de dulce. Para mí, fue suficiente. Y hasta incitó más sentimientos. Ella me hizo sentir, después de tanto tiempo su lejanía. Una lejanía que al igual que la niñez es muy difícil de salvar. Entonces nos damos cuenta que somos un sinfín de mundo paralelos que escasamente nos encontramos. Y en el peor de los casos, nos encontramos sin saberlo.
Otras ocasiones el encuentro es fortuito y agradable, como es el caso de los algodones. Es encontrar al algodonero después de perseguirlo por toda la feria. Ver perderse continuamente entre los cuerpos de un sinnúmero de personas en la feria. Perseguirlo casi adivinando dónde está. Pero que llega el momento cuando más desesperanzados estamos aparece tan campante, como sí no supiera que lo buscábamos y que se nos escapaba. En ese juego del ratón y la gata.
Entonces ahora visito cada vez más ferias, en búsqueda del algodonero. Talvez con la esperanza de ver a mi amiga comprar una bolsa, saludarla y no sentirla tan lejos. Pero sonrío al imaginar tan hipotética situación.
Una sonrisa que me provoca alegría entre la algarabía que no acostumbraba visitar. Ahora las ferias son otra cosa. Impregnaciones de lo que busco. Un tipo de accesorio de la realidad que me ayuda a pensarla un poquito y ya no recordar que está lejos.
Como diría Nietzsche: El encanto más poderoso de las mujeres consiste en hacer sentir su lejanía.

Angel Elías

Comentarios

Pirata Cojo dijo…
Si una amistad te evoca algodón de azúcar, debe ser muy apreciada.

¡Saludos!
angel elias dijo…
En Realidada es así. Los Algodones de azucar son un pretexto para esconder lo verdadero del mundo. Aunque, la simpleza de los actos lo demuestren. saludos Pirata

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín