Ir al contenido principal

Algodones de Azúcar

A la niña de los algodones de azúcar.
Ale.

Son deliciosos estos entretenedores del hambre. Tan característicos de las ferias de pueblo. En lo personal tenía muchos de años de no probar alguno. Pero, por diversas circunstancias que se confabularon contra mí terminé cayendo dentro de las garras de tan delicioso entremés.
De niño los algodones de azúcar caracterizaron la feria en el pueblo y las procesiones. Era tener una nubecita dentro de una bolsa y comerla pensando que se podía escapar. Nubes de color rosa, azul, amarilla o blanca.
Pero, cuando la niñez se va, las bolsas de algodones, extrañamente se van con ella. Y dejamos las ilusiones de niño en el pasado. Y los algodones de azúcar pasan a ser un mordisco al aire. Y ya no los buscamos, dejamos de perseguir con una moneda al vendedor que lleva todas las nubecitas debidamente empacadas sobre sus hombros.
Porque dejamos de pensar que son necesarias, que la niñez se ha acabado y con ella nuestra hambre de soñar con nubes de azúcar. En algún momento dejamos la inocencia para pensar que nuestros sueños se resumen a ese edulcorante embolsado.
Esos son los algodones de azúcar, el reflejo de la inocencia perdida. Y por eso me acerqué de nuevo a ellos. Quería saber qué me atrajo alguna vez. Deseba conocer ese misterio que a todo niño cautiva. Ese derretir inmediato del azúcar sobre la lengua.
Y me remonté a otros tiempos. A tiempos que muestran que equivocaste el camino por crecer y olvidar lo sencillo de la vida. Entonces lo elemental toma trascendencia. Y repites otra dosis de algodones de azúcar.
¿Por qué los deje de comer? ¿Por qué los vuelvo a buscar?
Pues resulta que de un poema y una conversación con una amiga que se encuentra lejos, surgió la necesidad de probar nuevamente los algodones de azúcar. La niña de los algodones de azúcar recreó de alguna manera ese universo paralelo donde la niñez vuelve con un poquito de dulce. Para mí, fue suficiente. Y hasta incitó más sentimientos. Ella me hizo sentir, después de tanto tiempo su lejanía. Una lejanía que al igual que la niñez es muy difícil de salvar. Entonces nos damos cuenta que somos un sinfín de mundo paralelos que escasamente nos encontramos. Y en el peor de los casos, nos encontramos sin saberlo.
Otras ocasiones el encuentro es fortuito y agradable, como es el caso de los algodones. Es encontrar al algodonero después de perseguirlo por toda la feria. Ver perderse continuamente entre los cuerpos de un sinnúmero de personas en la feria. Perseguirlo casi adivinando dónde está. Pero que llega el momento cuando más desesperanzados estamos aparece tan campante, como sí no supiera que lo buscábamos y que se nos escapaba. En ese juego del ratón y la gata.
Entonces ahora visito cada vez más ferias, en búsqueda del algodonero. Talvez con la esperanza de ver a mi amiga comprar una bolsa, saludarla y no sentirla tan lejos. Pero sonrío al imaginar tan hipotética situación.
Una sonrisa que me provoca alegría entre la algarabía que no acostumbraba visitar. Ahora las ferias son otra cosa. Impregnaciones de lo que busco. Un tipo de accesorio de la realidad que me ayuda a pensarla un poquito y ya no recordar que está lejos.
Como diría Nietzsche: El encanto más poderoso de las mujeres consiste en hacer sentir su lejanía.

Angel Elías

Comentarios

Pirata Cojo dijo…
Si una amistad te evoca algodón de azúcar, debe ser muy apreciada.

¡Saludos!
angel elias dijo…
En Realidada es así. Los Algodones de azucar son un pretexto para esconder lo verdadero del mundo. Aunque, la simpleza de los actos lo demuestren. saludos Pirata

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…