Ir al contenido principal

Sobre la actitud de poeta


La poesía ha perdido. Sí, ha perdido ese elemento sustancial que lo acerca al lector. Su elemental sencillez. ¿Pero, qué se ha hecho?

Preguntándoles a los poetas, estos responden que no se ha perdido, sólo se ha refinado. En efecto, la poesía ha sufrido un cambio un tanto plástico en su estructura. Que a juicio de algunos le ha dado aires intelectuales, que en este momento ya roza en el intelectualismo plástico y fingido.


¿Y los lectores? No todos se pueden acercar a la poesía. ¿Doctamente imposibilitados? No, simplemente la poesía no es para ellos. Esto dado que los poetas, con la actitud de poeta, no dejan lugar a la interpretación, al sentimiento, ni siquiera a lo medianamente entendible.


Los poetas, elevan sus aspiraciones poéticas a visiones, gramaticalmente complejas. Dejando lo sustancial como una adivinanza postmoderna. Entonces la poesía pasa a ser un acertijo mal elaborado para engañar incautos. Que me recuerda a aquella vieja fábula sobre el rey y su traje invisible. Un traje que estaba reservado para la visión de los inteligentes. Aunque en realidad no existía el dichoso traje.


Ese tipo de poesía nos grita: no se ofendan por no comprenderla, no fue hecha para ello. No ofendan al poeta, diciéndole que no entendieron. Felicítenlo por esa sarta incoherencias postmodernas, porque no es el tiempo de la poesía elemental sino del poeta acomplejado.


Gombrowicz, nos invita a dejar: la Actitud de poeta, el tono poético, y la forma poética. Para dejarnos llevar por la forma y el impulso.


La poesía se debe dejar llevar por su propio ritmo, sin sacrificar su profundidad. No debe asumir poses, ni crear monumentos para una cómoda intelectualidad.


Sobre la forma, se dice que los buenos poemas, se dejan acarrear por su profundidad agarrados de una sencillez que cautiva.


No sirve de nada el maquillaje excesivo, sino debe (el texto) tener una belleza natural cautivante.
Esto puede ser disonante para algunos, para otros, simplemente fatalista. Sin embargo es hora de recuperar la esencia de la poesía, su sencillez y su cotidianidad.


Entonces en esta fauna a lo que llamamos literatura guatemalteca, encontramos poetas muy buenos y otros que no lo son ni por asomo.

Ángel Elías

Comentarios

Cristian Mejia dijo…
Totalmente de acuerdo con esto de la poesia, que ya es mas sintetica, plastica. Me enamore de la poesia al leer a Amado Nervo y Vicente Alexandrei para mi la esencia. Saludos
Angel Elías dijo…
Que bien cristian, la poesia debe volver a recorrer sus linderos principales, su esencia
Walter Gonzalez dijo…
El alma de la poesía es la espontaneidad, el ritmo y el estilo son su cuerpo, definitivamente estoy con vos, talvez el problema es tratar de innovar cuando no hay que innovar sino regresar a lo básico, al llanto dentro de la caverna, a la risa bajo el sol...
Angel Elías dijo…
Walter
Asi es debemos quedarnos con lo elemental ya lo demas es accesorio y por ahora no lo necesitamos
Pirata Cojo dijo…
Vale la pena volver a las raíces tenés mucha razón, leer poesía coherente y entendible es lo mejor que nos puede pasar, es irónico pensar que por ejemplo a Mario Benedetti lo llamen panfletario por el solo hecho de que la mayoría de sus letras son entendibles casi para cualquiera, mientras que a otros se les llama genios porque nadie entiende ni la primera estrofa de sus escritos.

El maestro Sabina, quien escribe maravillosos sonetos, menciona en uno de sus libros autobiográficos que a los escritores de hoy habría que explicarles primero que hay sujeto y predicado, porque muchos no lo saben.

—Nuestro español bosteza.
¿Es hambre? ¿Sueño? ¿Hastío?
Doctor, ¿tendrá el estómago vacío?
—El vacío es más bien en la cabeza.

De diez cabezas, nueve
embisten y una piensa.
Nunca extrañéis que un bruto
se descuerne luchando por la idea

Fragmentos de "Proverbios y cantares" de Antonio Machado.

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín