Ir al contenido principal

A propósito del Día del Libro


En el día internacional del libro, creo que debemos recordar algunas de las lecturas que me marcaron para dedicarme al noble oficio de lector. Una de mis primeras lecturas, por pura casualidad fueron los libros de la universidad de un tío. Sin saber leer me dejé llevar por la aventura que supone varios tomos de biología para ingenieros agrónomos. Con todo y definiciones de plantas, árboles, ganado y aquello que alguna vez consideré excitante. Realmente su librera era grande y selecta. Eso por supuesto, si uno gusta saber sobre la alimentación y procreación de las vacas, además del control de plagas.


A la edad de 4 años, sin saber leer, puede ser fascinante. Recuerdo que según los dibujos que veía y las fotografías con las cuales iba recreando lo que imaginación quería, aunque mi imaginación no era muy fructífera por lo menos me entretenía. A los años entré a la escuela y aprendí mis primeras letras, con ellas la lectura del periódico y sus tiras cómicas eran las obligatorias. Entre ellas recuerdo muy bien las de Henry, un niño sin cabello que nunca hablaba, pero que con sus actos era suficiente para entenderle. Beto, el Recluta, Popeye, entre otros no menos graciosos.


Mis primeros libros leídos de los cuales ya no tengo ni idea dónde quedaron, eran los libros de la colección barco de vapor. Que al paso del tiempo fueron desplazados por libros de ciencias naturales y de tecnología. Esto probablemente recordando mis primeros acercamientos con las lecturas iniciales. El primer libro fue una pequeña novela llamada: El Maravilloso Viaje de Nils Holgersson, de quien no recuerdo su autoría. Lo que si recuerdo es que era de una escritora sueca.


De allí parte mi afición de los libros, alimentada por madre quien de alguna manera me inculcó el hábito de la lectura desde pequeño cuando me inventaba cuentos antes de dormirme. Que a decir verdad, ella tiene una habilidad increíble para recrear historias, además de una habilidad escondida por dibujarlas. Recuerdo en aquellos pasajes vagos de mi memoria, cuando se sentaba junto a mí para contarme historias, que después ella dibujaba.


Ahora que lo pienso, en estos días, cuando el Día del Libro se acerca, las amplias posibilidades que se abren con un libro. Las grandes posibilidades que se ocultan dentro de sus páginas. Y sobre la infelicidad que puede albergar éste. ¿Cómo está eso? Dirá estimado lector de blogs, fácil. Cuando uno abre un libro se quita la venda de los ojos, y se ve el mundo tal y como es, con todo y verrugas. ¿Necesario? Eso podríamos argumentar. Pero no es del todo cierto. ¿Cuánta gente no vive contenta sin haber leído un libro? Y nosotros nos rasgamos las vestiduras porque en el mundo hay menos lectores, o porque los jóvenes no leen. ¿Eso hace de ellos personas infelices? No lo creo. Eso tal vez nos hace infelices a nosotros; que no podríamos ser los mismos, por ejemplo, sin un poema de Pessoa. Pero hay miles de personas que no saben siquiera quien ese tipo. O en todo caso sin haber leído un solo verso en su vida y no por ello son personas amargadas. Es más, creo que hasta pueden ser más felices que nosotros.


En el día internacional del libro, que nosotros los lectores celebramos con ahínco, invitemos a más personas a leer. Y si no lo desean, pues invítenlos a pesar de ello. Pueda haya un libro para los no lectores.


*****

A propósito, con unos amigos celebraremos el día Internacional del Libro, además inauguraremos un Taller-Círculo de poesía para todos interesados en ese hábito de escribir. Estaremos para esa tarde conversando: los escritores, Marco Antonio “El bolo” Flores, Emilio Solano, Eduardo Villalobos, Juan Carlos Lemus, Gloria Hernández y su servilleta, en una maratónica conversación.


La actividad es el próximo Sábado 25 de abril de 2009, en la librería del Fondo de Cultura Económica de Guatemala desde las 15.00 hrs. La dirección de la librería es: 6ta avenida 8-65 Zona 9, de la ciudad capital. La entrada es libre, por allá espero verlos.


Ángel Elías

Comentarios

Abril dijo…
Ah que delicia tener en las manos un buen libro, el otro dia recordaba que mi mejor amigo me dijo: vaya llevate ese libro pero cuando lo termines de leer me lo regresas.... han pasado 10 a;os, y todavia no termino de leerlo.

Saludos.
Angel Elías dijo…
Abril: asi suele suceder, yo comparto los libros, pero los veo partir, como se deja ir a un hijo.

cuando vuelven, es porque los busco o los arrebato. y eso lo saben bien quienes han sufrido mis histerias.

jjajajajaja

Abril Binvenida

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín