Un final...

Foto. elPeridico

Siempre los finales se dan cuando nosotros damos por terminado algo. El fin de un año. El fin de una relación, el fin de los tiempos. Tenemos que tener un final, para comenzar algo nuevo. Puede haber finales felices, finales tristes, finales que no son finales. ¿Cuál es el final? Todo es un final constante.

Pero no todos estamos conformes con los finales, porque no satisfacen lo que somos… muy pocas veces todos sabemos cuando termina todo. La muerte, es aquella dama que llega a decirnos, -es hora. Y en esto poco podemos hacer, un fin que no queremos. Otras veces los finales no son convincentes, pensamos que todo es simplemente una jugarreta para alarga nuestra expectativa. El fin está presente sin que lo queramos. ¿Cuál es el fin?

Recientemente el Comisión Internacional contra la impunidad en Guatemala (CICIG) que se encargó de un caso controversial como lo fue el caso Rosemberg, declaró que las conclusiones de su investigación fueron que el abogado se suicidó, que contrató sus propios sicarios. Esto motivado por la relación sentimental con Marjorie Musa, asesinada meses antes. Un final en la investigación. De ser esto cierto, tenemos varias cosas que analizar. En Guatemala se contratan sicarios como pedir pizza a domicilio. Que las cosas en Guatemala se arreglan a balazos. Que este país es un país de bárbaros. Que en este país todo es una gran mentira, que aquellos que manifestaron a favor de Rosemberg asegurando la participación del gobierno fueron, otra vez, utilizados. Porque en este país utilizan a las personas como bienes y engañan para beneficios personales. Entones esta sociedad catalogada como una sociedad apática, al sentirse otra vez utiliza se vuelve más incólume.

Las declaraciones de la CICIG dicen que participaron familiares de Rosemberg dentro de su asesinato. Y de allí parte una sola cosa: que la burguesía guatemalteca contrata sicarios y que saben cómo hacerlo. Vemos que esa parte social, no es tan mansa como se aparenta. Pero realmente este caso deja muchas dudas. Expectaciones al aire. Un caso sin un final.

En Guatemala hemos aprendido que las cosas no son como las pintan, que cuando una mayoría piensa algo, es de detenerse a analizar si todo es así. Hasta las declaraciones de la Cicig son para analizar.

Ahora, muchos que apoyaban a Rosemberg se sienten defraudados. Manipulados. Recientemente se abrió en Facebook un grupo llamado: A mí también me engañó. Lo cual nos lleva a pensar muchos jóvenes que en su momento tomaron a Rosemberg como su ejemplo a seguir ahora ven que no existió tal ejemplo. Que solo fue, según la Cicig, un tipo con serios problemas mentales que prácticamente se suicidó. En Guatemala se acaban los héroes.

Un final que pocos creen. Que otros se resisten a creer. Un final que la Cicig argumenta. Pero que hay cabos sueltos que esta Guatemala nos enseña no siempre son verdaderos.

El final no está escrito. Para algunos este país, no tendrá un final feliz, para otros no tendrá ni siquiera fin.

Ángel Elías

Comentarios

...engler dijo…
Al margen de los finales y eternas manipulaciones en este país, yo "inocentemente" le creí pero no a Rosembreg, en cambio creía que la CICIG podría impulsar algunos cambios en este país. Es posible en cambio que este sea el final pero de la CICIG y con ella de la "eterna esperanza" mia por ver un país distinto apuntalado desde instituciones serias y al servicio de la colectividad y no como ahora.

Al dia siguiente de la grandilocuente presentación Castresanil, en una entrevista con Prensa Libre, Castresana hace referencias a jueces corruptos pero no hay ninguna evidencia que sustente esas investigaciones ni mucho menos elocuentes exposiciones en sendas conferencias de prensa, con embajadores, politicos, empresarios y periodstas de testigos. Menos, o al menos que sepamos los ciudadanos de a pie, alguna denuncia penal. No conozco mucho acerca de las interioridades de una investigación, pero estoy seguro que para recopilar esas evidencias se requiere muchísimos menos recursos que los usados para esclarecer el caso en cuestion. Algunos o el mismo Castresana dice que esos casos nos toca resolverlos a nosotros, que no es tarea de la CICIG, y si es así, ¿con qué criterio decide investigar, concluir y hacer semejante acto mediático y efectista con SUS resultados y SUS conclusiones? Es evidente entonces que este caso resuelto solo sea una continuidad sin final para lo que siempre sucede en este país. El final contundente o mas bien final concluyente: resolver acertadamente y casi de manera irrefutable un caso que lo mas que hace es perjudicar y/o beneficiar a esos actores que a veces juegan a la política. Y con todo el país.

Saludos mi estimado!

Nosotros sigamos bucando nuestros propios finales... creo que al final, es lo que nos queda...

Un abrazo!
Angel Elías dijo…
Estimado Engler, es de sosperchar la cobertura mediatica convocada por Castresana, recordando que aqui todavia nos gusta salir a guanaquear. nada en este pais es lo que aparenta, siempre ha sido así. ahora los resultados están allí, una investigacion que deja en evidencia que nos apantallamos con todo....
En este país nada es lo que parece. y extrañamente sé que en el fondo hay algo que no podemos ver... oscuro? Guatemala se encarga de hacer lo inverosimil posible!
De nuestro lado hay que seguir los con...fines... pero no de lucro!
Se nos han acabado los héroes, sin duda. Lo terrible es que precisamente por eso, tendemos a creer en el primero que se nos pone al frente. Saludos.
Angel Elías dijo…
Es-timada Vannesa:
Ahora quien será el próximo héroe? Simplemente es cuestion de esperar... Somos expertos en creer en espejitos...

Entradas populares