Ir al contenido principal

Cuando las cosas son lo que parecen III


Son divertidos sus correos electrónicos, hilarantes. Tiene un fantástico humor. Un poco irónico, un poco dulce, un poco sensible. Me sorprende la facilidad con la que me responde. Sabe cual es el punto básico de la risa, algo muy difícil de encontrar en alguien
Las semanas deberían tener más días. El día más horas y mi suerte más correos así, imagino. Nada mejor que suponer a una mujer respondiendo con sagacidad a una seguidilla de mordaces comentarios, todos relacionados al tiempo y de cómo estirarlo.

No sé nada de ella, pero es como si lo supiera. Me interesa conocer un poco sobre las cosas que pasa, lo que la rodea. En ese afán extraño por entablar amistad. Es algo hermoso platicar un poco de ella.

Desde hace unos días intercambiamos correo. Otro par después, el número de teléfono. Claro, me gusta escribir, me siento más cómodo platicar por medio electrónico. Si viviéramos en la época colonial o algo así, yo estaría en el atlántico norte y ella en alguna isla en el Caribe o viceversa. Ella sería palmeras y arena, yo glaciales y osos polares.

Pero todo es diferente, ni ella está al otro lado del planeta, ni yo estoy en el fin de mundo, aunque a veces parece que sí. Es emocionante enlazarse con alguien. Coincidir en alguna parte del camino. Convencerse que alguien puede conocerte sin algún punto más que el propio interés y la curiosidad

Pareciera que la conociera de años. En alguna ocasiones todo esto nos parece delirante, una ilusión fundada en expectativas.

Tenemos ese nivel de pertenencia, por ahora esa conversación, esa risa, el número de teléfono, un par de mensajes y llamadas telefónicas intercambiadas pueden ser lo suficiente para darte por satisfecho

Hablamos de todo. De lo transcendentalmente cotidiano. Es hermoso que te palpite por momentos el corazón. Claro, en este punto no hay nada seguro, pero el hecho de pensarlo, de vivir el espacio, hasta ahora ficticio, es mejor que no tener nada.

Ella es un nicho de sorpresas y entendimientos variados. Cuando le llamo y dejamos de conversar hay una paz y sonrío todo el día. Me han preguntado lo que me sucede. Respondo que nada, que la vida puede tener altibajos. ¿Amor? ¿Es que acaso hay que enamorarse para ser feliz?

Lo que sé es que me gusta platicar con ella, y que mañana le escribiré nuevamente, para conocer un poco de su cotidianidad que es como un ave que pasa y que no se dejaría atrapar. 

Continúa

Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…