Ir al contenido principal

Ciudad de bienvenida



Aquella ciudad lo recibió una vez más, esta vez de noche, los aeropuertos, las aduanas, las revisiones, los pasos vacíos, las luces blancas, los destinos cruzados con pasaporte en mano. Cientos de rostros se atraviesan en miradas. Aquel hombre llegó a la ciudad de México, era de noche. Una fila de casas de comida rápida evapora el hambre de los paseantes. En una de las paredes una fotografía de ese aeropuerto desde las alturas, algún curioso traza letras inentendibles sobre la impresión. Las paredes frías, blancas se parten donde la puertas automáticas dejan entrar el olor a la ciudad.

Entra a uno de los restaurantes comida rápida y pide una hamburguesa. El murmullo de la noche, bocinazos, aterrizajes y despegues es un sonido de fondo que ya es inaudible. Miles de recuerdos atrás y cientos de kilómetros de lejanía abren el abismo del recuerdo.
Un taxi, una dirección después, aquel hombre, con una hamburguesa a medio terminar en el estómago, se enfila a aquella ciudad llena de todo y que silencia nada. A los años, le gusta volver y recorrer a pie lo que para otros es cotidiano.

Aquel taxi se sumergió por las avenidas y dejó atrás la cúpula iluminada por cientos de ojos. René, el taxista que le tocó no habla, lleva un taxi blanco con franjas rojas. Escucha en el radio  donde transmiten un programa de sexualidad. “La pose ideal para la mayor satisfacción, es la que prefiera la pareja….", dice la locutora. Aquel auto aumenta velocidad para tomar la autopista que lo lleva por un paso a desnivel. En la ventana, las luces de las paredes forman una línea entrecortada y luminosa a medida que acelera el chofer.

¿A dónde va? Colonia centro. El “coche” toma la tercera velocidad, mientras no hay autos en la calle. La ciudad tiene un olor característico, una especie de olor indefinido.  El metro aparece en pasos elevados, entre rechinidos y metal estremeciéndose. Se pierde en la distancia. Las luces de taquerías, de tiendas de conveniencia, de bares, de cantinas, de hombres caminando con las manos entre sus abrigos y otros taxis tortuguitas verde.

Poco a poco la arquitectura cambia, y el hombre trata de entablar una conversación, pero solo recibe monosílabos. La ciudad es una gran boca de colores luminosos con un cielo rojo. En esas ciudades hasta se olvidan de qué color son las estrellas. A cualquier niño se le puede preguntar sobre las estrellas verde, y les dirá que son hermosas.

La colonia centro, es el centro de Tenochtitlán, hace cientos de años era un lago, que se recorría en cayucos, ahora se recorre en taxis. La noche deja ver, detalles que ignoramos de día. La calle, recibe a su visitante,  una que otra prostituta bajo árboles oscuros, luces de neón, ratas de alcantarilla del tamaño de conejos que comen campantes en los tragantes. El auto se escabulle en las calles que poco a poco recobran su color y su esplendor.

La ciudad acaricia lo que tenemos en la mente. Los recuerdos, se pierden en las esquinas que evocan algunos versos y lugares comunes. Aquella es una ciudad que carcome lentamente las esquirlas que quedan después de la ruptura.

Ángel Elías

Comentarios

muy buena foto, que buena entrada, muchos éxitos.

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …