Ir al contenido principal

Ciudad de bienvenida



Aquella ciudad lo recibió una vez más, esta vez de noche, los aeropuertos, las aduanas, las revisiones, los pasos vacíos, las luces blancas, los destinos cruzados con pasaporte en mano. Cientos de rostros se atraviesan en miradas. Aquel hombre llegó a la ciudad de México, era de noche. Una fila de casas de comida rápida evapora el hambre de los paseantes. En una de las paredes una fotografía de ese aeropuerto desde las alturas, algún curioso traza letras inentendibles sobre la impresión. Las paredes frías, blancas se parten donde la puertas automáticas dejan entrar el olor a la ciudad.

Entra a uno de los restaurantes comida rápida y pide una hamburguesa. El murmullo de la noche, bocinazos, aterrizajes y despegues es un sonido de fondo que ya es inaudible. Miles de recuerdos atrás y cientos de kilómetros de lejanía abren el abismo del recuerdo.
Un taxi, una dirección después, aquel hombre, con una hamburguesa a medio terminar en el estómago, se enfila a aquella ciudad llena de todo y que silencia nada. A los años, le gusta volver y recorrer a pie lo que para otros es cotidiano.

Aquel taxi se sumergió por las avenidas y dejó atrás la cúpula iluminada por cientos de ojos. René, el taxista que le tocó no habla, lleva un taxi blanco con franjas rojas. Escucha en el radio  donde transmiten un programa de sexualidad. “La pose ideal para la mayor satisfacción, es la que prefiera la pareja….", dice la locutora. Aquel auto aumenta velocidad para tomar la autopista que lo lleva por un paso a desnivel. En la ventana, las luces de las paredes forman una línea entrecortada y luminosa a medida que acelera el chofer.

¿A dónde va? Colonia centro. El “coche” toma la tercera velocidad, mientras no hay autos en la calle. La ciudad tiene un olor característico, una especie de olor indefinido.  El metro aparece en pasos elevados, entre rechinidos y metal estremeciéndose. Se pierde en la distancia. Las luces de taquerías, de tiendas de conveniencia, de bares, de cantinas, de hombres caminando con las manos entre la chaqueta y otros taxis tortuguitas verde.
Poco a poco la arquitectura cambia, y el hombre trata de entablar una conversación, pero solo recibe monosílabos. La ciudad es una gran boca de colores luminosos con un cielo rojo. En esas ciudades hasta se olvidan de qué color son las estrellas. A cualquier niño se le puede preguntar sobre las estrellas verde, y les dirá que son hermosas.

La colonia centro, es el centro de Tenochtitlán, hace cientos de años era un lago, que se recorría en cayucos, ahora se recorre en taxis. La noche deja ver, detalles que ignoramos de día. La calle, recibe a su visitante,  una que otra prostituta bajo árboles oscuros, luces de neón, ratas de alcantarilla del tamaño de conejos que comen campantes en los tragantes. El auto se escabulle en las calles que poco a poco recobran su color y su esplendor.

La ciudad acaricia lo que tenemos en la mente. Los recuerdos, se pierden en las esquinas que evocan algunos versos y lugares comunes. Aquella es una ciudad que carcome lentamente las esquirlas que quedan después de la ruptura.

Ángel Elías

Comentarios

muy buena foto, que buena entrada, muchos éxitos.

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín