Ir al contenido principal

Insurrectos, de Guillermo Paz Cárcamo

Portada de Insurrectos, Editorial Cholsamaj. 
Libro ineludible para conocer la historia del comienzo de la guerra en Guatemala en la década de 1960. Guillermo Paz Cárcamo, su autor, acompaña al lector a través de sus páginas para explicar con lujo de detalles cómo comenzó la guerra que sumergió a Guatemala en uno de sus más oscuros pasajes.

El rostro de El Patojo, protagonista del relato, narra todas las vicisitudes ocurridas durante los casi diez años que participó en la insurrección que marcó la historia reciente. Cada pasaje que cuenta es una reflexión sobre los motivos de la guerra, pero principalmente es una fotografía casi exacta de lo ocurrido, con nombres y lugares que seguro hemos pasado alguna vez.

Guatemala tiene mucha historia que contar y eso trata Paz Cárcamo en su libro. Habla sobre los lugares y situaciones que le tocó vivir a El Patojo y de las cuales sobrevivió casi de milagro. Este libro tiene la particularidad de contar esa parte de la historia que de lo contrario quedaría soterrada bajo años de indiferencia e desconocimiento.

¿Qué motivó a un grupo de guatemaltecos alzarse en armas para recuperar a Guatemala? El Patojo con su narrativa trata de explicarlo, dibuja una sinopsis con actos y palabras de lo que sucedía en aquellos años. Esta fue una temporada dura para los intelectuales, muchos de los cuales se vieron obligados a participar en aquel enfretamiento para buscar una Guatemala mejor, inspirados por los logros de la revolución de 1944, la cual había sido muy reciente.

La contrarevolución, la represión militar, las desapariciones forzadas, los asesinatos y las injusticias sociales impulsadas por la oligarquía guatemalteca fueron el caldo de cultivo ideal para militares y civiles pensaran que la revolución podía darse otra vez; que las armas y el enfrentamiento eran las soluciones para la situación que se estaba viviendo. "Mi generación se movía entre el oscurantismo del anticomunismo pedestre y la luz de la utopía, del sueño, que dejó la Revolución de Octubre. A lo largo de los años dictatoriales que comenzaron en junio de 1954, varios intentos se habían hecho para, de alguna manera, retomar el camino del desarrollo de la época revolucionaria, pero todos habían terminado en fracaso", dice en el libro.

Paz, a través de El Patojo, ayuda a desentrañar esas dudas, intenta explicarse el porqué del fracaso de la guerra, de las luchas de poderes dentro de las cúpulas insurgentes orillaron al movimiento a ser un fracaso militar, táctico y político.

Insurrectos es un libro que ayuda a desentrañar el movimiento guerrillero de la década de 1960, que comenzó como un movimiento leal y transparente para convertirse en un fantasma famélico que aún nos persigue y ha dejado, desde aquel entonces, en serias dudas sobre la dirigencia del movimiento izquierda en Guatemala.


La reflexión de El Patojo cuando parte hacia México, al terminar su participación en la guerra a finales de la década de 1960, es la duda que ataca a cualquier que estudia a profundidad la historia del país. ¿Es posible otra primavera democrática en Guatemala?

Ángel Elías 

Comentarios

Sandra Escobar dijo…
¡Genial lectura! :)
Angel Elías dijo…
Gracias por la visita :)
Tomo nota amigo, gracias por la recomendación.
Angel Elías dijo…
Gracias por la lectura mi estimado Pedro. Saludos hasta la bella Aranjuez.
Sofia Mireles dijo…
Se ve muy interesante el libro. Angel Elias tu reseña me despertó la necesidad de leerlo. Es muy importante reconocer esta parte de la historia de Guatemala.
Angel Elías dijo…
Sofía excelente que te intereses por el pasado de Guatemala. Ya habrá tiempo para intercambiar libros.

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…