Ir al contenido principal

Hay días en los que quisiera escribir poesía

Angel Elías

Hay días en los que ella, no está. Que la lluvia cae sin cesar. Y la veo venir bajo una pasarela con un montón de desconocidos que al igual que yo, reniegan su suerte. En estos días que camino en por los jardines del Teatro Nacional o subo a su terraza y me veo nuevamente ausente.
Porque allá abajo, como hormigas la gente pasa sin rostros, sólo con penas y prisas.
Y me veo igual, con las mismas ropas, con los mismos amargos tragos, y los mismo zapatos. Porque no hay nadie a quien cumplir una sola noche de liquidez.
Entonces las causas se unen para provocar reacciones. Se unen en un sólido llamado de necesidad.
Esos días necesito escribir poesía. Como una explosión de mariposas en un aleteo de pájaro. Para que broten cada una a una sin necesidad de llamarlas.
Ese sentimiento como el inicio de la poesía. Una terrible necesidad de llenar o vaciar, según sea el caso, toda el alma en una página. Que se desagüen cada retazo mal cortado de la vida.
Entonces en esos paseos, es esos suspiros, en esos atardeceres solitarios, me doy cuenta que toda la poesía del mundo no hará que ella vuelva.
Porque la veo continuamente, en la parada, en la casa, en la avenida. La veo con otro semblante, con otra vida. Como esa poesía que nunca me perteneció.
Entonces su desaparición toma forma. Una forma extraña y lejana. Como un arcoiris visto desde arriba.
Y la poesía no llega. No sale. Porque necesita inspiración, una dosis de placer y poco dolor. Los buenos versos no nacen de la buena vida, ni mucho menos en las mejores condiciones. Necesitas ese estado bucólico para cerciorarte que te saldrá algo decente.
Entonces, una chica, un beso, una despedida, una desilusión, un pensamiento fugaz son una de parte de la chispa que enciende la inspiración.
Pero otras veces no es suficiente.
Porque necesitas una mano cálida, un atardecer en el pueblo, la sonrisa de una niño, el murmullo del río en el bosque o el canto de las aves al ocaso para entender y descifrar el idioma poético de la naturaleza.
Los días que quisiera escribir poesía, ella no está, no aparece en la punta del lápiz.
Y realmente extraño escribir algunos versos, cuando lluvia sigue imparable.

IV
No digáis que agotado su tesoro,
de asuntos falta, enmudeció la lira;
podrá no haber poetas; pero siempre
habrá poesía.
Mientras las ondas de la luz al beso
palpiten encendidas,
mientras el sol las desgarradas nubes
de fuego y oro vista,
mientras el aire en su regazo lleve
perfumes y armonías,
mientras haya en el mundo primavera,
¡habrá poesía!

Mientras la humana ciencia no descubra
las fuentes de la vida,
y en el mar o en el cielo haya un abismo
que al cálculo resista,
mientras la humanidad siempre avanzando
no sepa a do camina,
mientras haya un misterio para el hombre,
¡habrá poesía!

Mientras se sienta que se ríe el alma,
sin que los labios rían;
mientras se llore, sin que el llanto acuda
a nublar la pupila;
mientras el corazón y la cabeza
batallando prosigan,
mientras haya esperanzas y recuerdos,
¡habrá poesía!

Mientras haya unos ojos que reflejen
los ojos que los miran,
mientras responda el labio suspirando
al labio que suspira,
mientras sentirse puedan en un beso
dos almas confundidas,
mientras exista una mujer hermosa
¡habrá poesía!
Gustavo Adolfo Bequer

Comentarios

Goathemala dijo…
Que preciosas evocaciones Angel. Afortunadamente cuando no se puede escribir poesía, puede leerse y quizá, se disfruta más, en esos momentos.

ABANDONO

¡Qué dulce dolor de ancla
en el corazón sentías!
Tu corazón reteniendo,
duro coral, mi partida.

Ahogada en amor, tu amor
como un mar me sostenía.
Altos vientos me empujaron
solitario a la deriva.

Si mi nave se fue lejos
más profunda quedó hundida
tu dura rama de sangre,
rota el ancla de mi vida.

Solo, entre las grises nubes
que mis sienes acarician,
sin ti voy por entre nieblas
recordando tu agonía.

Manuel Altolaguirre.
Sí... exactamente. Pero cuando no se puede escribir, uno se debe conformar con leer o corregir poemas anteriore. Un saludo desde Chile.
Comparto muchas de las cosas que escribes amigo. No se si te habrá pasado, pero a veces sentimos la necesidad de escribir y por ahi nos falat una pena, un dolor, es decir el punto de inicio.
Comparto muchas de las cosas que escribes amigo. No se si te habrá pasado, pero a veces sentimos la necesidad de escribir y por ahi nos falat una pena, un dolor, es decir el punto de inicio.
Hermelindo Gómez Maldonado dijo…
Interesante tu perspectiva, Ángel y me uno a los comentarios emitidos por los amigos.

La poesía llega con el arrebato del espíritu que, deslumbrado frente a la inspiración, va transformando esas experiencias comunes en ninfas y musas de excelso significado. He leído por ahí que "Todo mundo puede escribir versos sin ser poeta, sólo el poeta, podrá no escribir versos y serlo". Aristóteles dijo: "Con un sólo toque del amor, todos se vuelven poetas", refiriéndose a la necesidad de la inspiración para escribir poesía. Totalmente deacuerdo con lo que ustedes dicen que si no se puede escribir poesía, bien puede leerse y disfrutarla al máximo. Jordi Bosch Cuenca, un maestro catalán, dice al respecto: "Mi placer al leer los grandes es que ahí encuentro muchos más fragmentos del alma que se me rompió al nacer". A Jordi no le preocupa ser la semilla, él prefiere ser la tierra fértil donde la poesía pueda germinar y llevar muchos frutos.

Saludos desde Ixcán, tierra del maíz.
angel elias dijo…
Definitivo, la escencia del alma se dispersa en la poesía. Es cuestion de encontrarla atraparla y reproducirla. Y el amor puede ser la llave para producirla.
saludos a todos
poefonía dijo…
Hola, ángel, me parece interesante lo que haces con la palabra. mientras existan personas sensibles, existirá indignación ante lo perverso. y tu verso deja suponer un ser muy sensible, que se realiza mediante la poesía.
Saludos.
César Olivares.
(Perú)
www.cesarolivares.blogspot.com
angel elias dijo…
Saludos Cesar Olivares: te agradezco la visita. En realidad la poesìa debe alimentar al alma.

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín