Ir al contenido principal

Hay días en los que quisiera escribir poesía

Angel Elías

Hay días en los que ella, no está. Que la lluvia cae sin cesar. Y la veo venir bajo una pasarela con un montón de desconocidos que al igual que yo, reniegan su suerte. En estos días que camino en por los jardines del Teatro Nacional o subo a su terraza y me veo nuevamente ausente.
Porque allá abajo, como hormigas la gente pasa sin rostros, sólo con penas y prisas.
Y me veo igual, con las mismas ropas, con los mismos amargos tragos, y los mismo zapatos. Porque no hay nadie a quien cumplir una sola noche de liquidez.
Entonces las causas se unen para provocar reacciones. Se unen en un sólido llamado de necesidad.
Esos días necesito escribir poesía. Como una explosión de mariposas en un aleteo de pájaro. Para que broten cada una a una sin necesidad de llamarlas.
Ese sentimiento como el inicio de la poesía. Una terrible necesidad de llenar o vaciar, según sea el caso, toda el alma en una página. Que se desagüen cada retazo mal cortado de la vida.
Entonces en esos paseos, es esos suspiros, en esos atardeceres solitarios, me doy cuenta que toda la poesía del mundo no hará que ella vuelva.
Porque la veo continuamente, en la parada, en la casa, en la avenida. La veo con otro semblante, con otra vida. Como esa poesía que nunca me perteneció.
Entonces su desaparición toma forma. Una forma extraña y lejana. Como un arcoiris visto desde arriba.
Y la poesía no llega. No sale. Porque necesita inspiración, una dosis de placer y poco dolor. Los buenos versos no nacen de la buena vida, ni mucho menos en las mejores condiciones. Necesitas ese estado bucólico para cerciorarte que te saldrá algo decente.
Entonces, una chica, un beso, una despedida, una desilusión, un pensamiento fugaz son una de parte de la chispa que enciende la inspiración.
Pero otras veces no es suficiente.
Porque necesitas una mano cálida, un atardecer en el pueblo, la sonrisa de una niño, el murmullo del río en el bosque o el canto de las aves al ocaso para entender y descifrar el idioma poético de la naturaleza.
Los días que quisiera escribir poesía, ella no está, no aparece en la punta del lápiz.
Y realmente extraño escribir algunos versos, cuando lluvia sigue imparable.

IV
No digáis que agotado su tesoro,
de asuntos falta, enmudeció la lira;
podrá no haber poetas; pero siempre
habrá poesía.
Mientras las ondas de la luz al beso
palpiten encendidas,
mientras el sol las desgarradas nubes
de fuego y oro vista,
mientras el aire en su regazo lleve
perfumes y armonías,
mientras haya en el mundo primavera,
¡habrá poesía!

Mientras la humana ciencia no descubra
las fuentes de la vida,
y en el mar o en el cielo haya un abismo
que al cálculo resista,
mientras la humanidad siempre avanzando
no sepa a do camina,
mientras haya un misterio para el hombre,
¡habrá poesía!

Mientras se sienta que se ríe el alma,
sin que los labios rían;
mientras se llore, sin que el llanto acuda
a nublar la pupila;
mientras el corazón y la cabeza
batallando prosigan,
mientras haya esperanzas y recuerdos,
¡habrá poesía!

Mientras haya unos ojos que reflejen
los ojos que los miran,
mientras responda el labio suspirando
al labio que suspira,
mientras sentirse puedan en un beso
dos almas confundidas,
mientras exista una mujer hermosa
¡habrá poesía!
Gustavo Adolfo Bequer

Comentarios

Goathemala dijo…
Que preciosas evocaciones Angel. Afortunadamente cuando no se puede escribir poesía, puede leerse y quizá, se disfruta más, en esos momentos.

ABANDONO

¡Qué dulce dolor de ancla
en el corazón sentías!
Tu corazón reteniendo,
duro coral, mi partida.

Ahogada en amor, tu amor
como un mar me sostenía.
Altos vientos me empujaron
solitario a la deriva.

Si mi nave se fue lejos
más profunda quedó hundida
tu dura rama de sangre,
rota el ancla de mi vida.

Solo, entre las grises nubes
que mis sienes acarician,
sin ti voy por entre nieblas
recordando tu agonía.

Manuel Altolaguirre.
Sí... exactamente. Pero cuando no se puede escribir, uno se debe conformar con leer o corregir poemas anteriore. Un saludo desde Chile.
Comparto muchas de las cosas que escribes amigo. No se si te habrá pasado, pero a veces sentimos la necesidad de escribir y por ahi nos falat una pena, un dolor, es decir el punto de inicio.
Comparto muchas de las cosas que escribes amigo. No se si te habrá pasado, pero a veces sentimos la necesidad de escribir y por ahi nos falat una pena, un dolor, es decir el punto de inicio.
Hermelindo Gómez Maldonado dijo…
Interesante tu perspectiva, Ángel y me uno a los comentarios emitidos por los amigos.

La poesía llega con el arrebato del espíritu que, deslumbrado frente a la inspiración, va transformando esas experiencias comunes en ninfas y musas de excelso significado. He leído por ahí que "Todo mundo puede escribir versos sin ser poeta, sólo el poeta, podrá no escribir versos y serlo". Aristóteles dijo: "Con un sólo toque del amor, todos se vuelven poetas", refiriéndose a la necesidad de la inspiración para escribir poesía. Totalmente deacuerdo con lo que ustedes dicen que si no se puede escribir poesía, bien puede leerse y disfrutarla al máximo. Jordi Bosch Cuenca, un maestro catalán, dice al respecto: "Mi placer al leer los grandes es que ahí encuentro muchos más fragmentos del alma que se me rompió al nacer". A Jordi no le preocupa ser la semilla, él prefiere ser la tierra fértil donde la poesía pueda germinar y llevar muchos frutos.

Saludos desde Ixcán, tierra del maíz.
angel elias dijo…
Definitivo, la escencia del alma se dispersa en la poesía. Es cuestion de encontrarla atraparla y reproducirla. Y el amor puede ser la llave para producirla.
saludos a todos
poefonía dijo…
Hola, ángel, me parece interesante lo que haces con la palabra. mientras existan personas sensibles, existirá indignación ante lo perverso. y tu verso deja suponer un ser muy sensible, que se realiza mediante la poesía.
Saludos.
César Olivares.
(Perú)
www.cesarolivares.blogspot.com
angel elias dijo…
Saludos Cesar Olivares: te agradezco la visita. En realidad la poesìa debe alimentar al alma.

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …