Ir al contenido principal

El rostro roto de la muñeca

El caso de una niña asesinada el primero de enero de 2007, consternó a la opinión pública los primeros días del mes en Guatemala. Ciertamente este es un hecho condenable e injustificable desde cualquier punto de vista. Primero, por cegar de la vida a un Ser Humano y luego por que ese ser humano fue una niña.
Sucedió que un joven violó y decapitó a una niña de seis años. Dejando su cuerpo enterrado en un barranco cercano. Y la cabeza en un costal al fondo de ese mismo barranco. Un cómplice del hecho lo ayudó en este macabro y escalofriante acto.
Mucha tinta corrió por este deleznable acto. Y mucha correrá, porque los guatemaltecos cada vez nos acostumbramos a conocer de actos cada vez más grotescos y violentos.
La opinión pública se indignó y pide la pena de muerte para estos individuos. Pero, que en realidad será uno condenado, eso si llega a los tribunales. Porque la complicidad del otro no fue de manera directa, entonces no amerita la pena capital.
Lo que me parece increíble es que nadie se da cuenta que ese tipo de actividad, la que tanto repudiamos, es únicamente la consecuencia de nuestra sociedad enferma y decadente. Este criminal no es resultado de un experimento extraterrestre, ni un ser ajeno a la especie humana. Es el resultado de esta sociedad que habitamos.
Allí nos damos cuenta que el problema mental lo sufrimos todos, por crearlos. Caminamos en el filo de la locura y la paranoia. Y pedimos que todo indicio de nuestra locura sea eliminado. Porque pensamos que de esa manera todo se compondrá, sin que veamos esa máquina social que crea más torceduras mentales.
Tratamos de borrar de tajo, cualquier indicio de locura. Y no afrontamos la realidad palpitante. Porque nos quema, nos amedrenta y nos persigue. Pero está allí, sin que lo busquemos, porque desde hace tiempo la provocamos. Y vivimos sumergidos en una urbe lacerada y violenta; que en cualquier momento explota.
Estos dos tipos son, la sociedad que procreamos y reproducimos. Que no queremos ver y que deseamos eliminar.
Algo que sería fácil, pero que de todos modos no ayudaría en nada. Pero debemos aceptar que mientras no arreglemos el rumbo, habrá una macabra competencia por conocer hechos más sádicos. Y lo lograremos, porque a veces pienso, matamos sin razón y con placer. Educados para hacer el mal y el sufrimiento.
Los problemas mentales sufridos por los delincuentes, son los mismos de cualquiera. Pero que en su mente están súper dimensionados.
Talvez algún día comprendamos, entendamos y aceptemos que estamos enfermos, y que esta plaga avanza lentamente. Que este tipo de muertes, no son ajenas. Será cuando aceptemos necesitar ayuda y que el que está mal soy yo y no el otro.
¿Estaremos listos para salir de nuestro ensimismo? Y dejar de ver en la lejanía esta sociedad, como si en realidad no nos incumbiera.
La sociedad se cae a pedazos por un trabajo mal hecho. Y del cual ahora nadie tiene culpa. Estos delincuentes son solo la punta del iceberg, y bajo ese oscuro mar que no vemos se esconde un mounstro más grande y perverso. Que sigue replicando más humanos insensibles y violentos. Que no nos queramos dar cuenta, es un problema social y personal. Sin embargo allí está presto a cumplir con las malévolas expectativas.
Puede leer la trágica historia de la niña aquí. En un excelente reportaje de Paola Hurtado, a quien envío un caluroso abrazo.
Angel Elías

Comentarios

Goathemala dijo…
Gracias por el enlace, leí algo sobre el suceso. Existen muchas carencias, la ausencia de justicia, el desbordamiento policial, cuando no la corrupción del cuerpo. Muchas cosas a cambiar Ángel y tal vez por encima de todas el pesimismo de creer que siempre será así. Tan lúcido como siempre.

Abrazos.
angel elias dijo…
Es cierto lo que nos queda es esperar que la violencia no nos explote sin que la sintamos. Que nos volvamos insensibles ante ella y lo más trágico, que nos acostumbremos a dormir con ella.

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …