Ir al contenido principal

Suenan las Campanas


Desde hace algunas semanas suenan las campanas y los Clauses, deambulan por las callejuelas de los centros comerciales. Esos tipos bonachones que regalan ilusiones, buenas intensiones y una carga extra para cumplir con los gastos navideños. Esos mismos amigos barrigones que sientan en sus piernas a chicas bonitas, niños buenos y sus propios hijos, con todo y sus sueños incumplidos. En estos lados del trópico, entre Cáncer y Capricornio estamos nosotros. En un lugar desconocido para la mayoría del mundo, identificados medianamente como la cola de México, estamos celebrando con Santa las fiestas de fin de año. Tenemos un Santa Nórdico que todos los años suda a sufrir estos lados del planeta. Donde nunca se ha visto un copo de nieve desde la última era glacial. Entonces ese Santa, se siente extraño por reconocer a sus renos hechos de plástico inflable, frente a un trineo que no se puede deslizar más allá del encerado piso del centro comercial. Por supuesto ya fuera de él, el trineo no se desliza, se arrastra.




Santa Claus, se mantiene repartiendo sonrisas, y los pequeños repartiéndole sus ilusiones: Un Nintendo Wii, un reproductor MP3, una consola360, un auto de carreras. ¿Dónde quedaron los capiruchos o los yoyos? Ah, eso ya no es Nice, para el barrigón del Santa. Ese mismo que sale anunciando en la Tv, las novedades mercadológicas del momento.



Los Malls, están invadidos por duroport haciendo las de nieve y luces de colores de estrellas. Tratando de lograr esa ilusión de países nevados, en este país donde el clima es tan benévolo que no sufrimos de las narices frías, ni de la ropa mojada. Pero no nos basta, queremos trascender a lo que somos. Creando las ficciones en las que nos sentimos cómodos.



Navidad, olorosa navidad
En estas fechas vemos lo increíble. Vemos ese caminar cansado por encontrar el regalo perfecto. Con el tiempo se ha ido, como yo digo, blanqueando la navidad. Recuerdo que por toda Guatemala se asienta el olor a navidad, ya que este país es dado a ellos y por supuesto a los colores. No hay mejor recuerdo que los tamales de la abuela, por ejemplo. O de los colores del nacimiento en la casa. Jugar con el musgo y las ovejas de barro traídos del mercado de San Francisco el Alto.



El guatemalteco en estas fechas es dado a la nostalgia. Y claro este mismo individuo hogareño no puede vivir sin estar en donde ha dejado el ombligo. Y lo recuerda una y otra vez. Como esperando que cada recuerdo lo acerque más a lo que ha dejado atrás. Entonces ve cómo el año se diluye lentamente entre sus manos y no puede hacer mayor cosa que lamentarse.



En estas fechas, donde la congoja nos toma en cada esquina, la alegría de años atrás pareciera que gana la partida. Pero de alguna manera el este guatemalteco, que durante el año fue un ramo de lamentos ahora logra reponerse.



Es curioso, en este país, los sueños quedan resumidos a explosiones en el cielo: “la noche de luces o noche de los sueños”, como esa fantasía que nunca será cumplida y que cada año será, otra vez sueños.



Aun así las campanas que anuncian el advenimiento cristiano del Redentor, suenan nuevamente.


Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …