Noj XII

EL FRISO


Por: Guillermo Paz Cárcamo


Llamada el Mirador, dicen que es la ciudad Maya más grande y más antigua. Cinco veces más grande y mil años anterior a Tikal, asienta una pirámide-templo 123 mts más alta que el Gran Jaguar y 23 más que la de Keops en Egipto. Pues bien, en la entraña de ese grandioso templo descubrieron un friso cuyo altorrelieve muestra pasajes de la cosmogonía indígena -Hunajpú e Xbalanke en el inframundo de Xib’alb’a- relatados muy posteriormente en el Pop Wuj. Ya en el 2005 se había descubierto en San Bartolo, otra gran ciudad cerca de El Mirador, un enorme mural donde están pintados Hunajpú, Wuqub Kak’ix y otros, describiendo pasajes de la creación del mundo maya.


El valor histórico de estos descubrimientos arqueológicos es que las escenas descritas tanto en el mural, como en el friso, fueron realizadas dos mil años antes de que fueran plasmadas en la letra latina del Popol Wuj. Esto hecho nos lleva a saber que los principios cosmogónicos de la creación maya debieron ser elaborarlos por lo menos mil años antes de El Mirador y San Bartola. O sea, la mitología con sus principios cosmogónicos, filosóficos, matemáticos, tienen de que tener una vigencia de aproximadamente cuatro mil años.


Esa permanencia continúa hasta hoy.


Un amigo kaqchikel me contó, que cuando en la escuela lo pusieron a leer pasajes del Popol Wuj, se dio cuenta que ya los conocía; le pregunté ¿qué cómo los conocía sin haber leído el libro? me dijo que fue su abuela quién le contaba esos pasajes como parte del aprendizaje de su niñez; luego de una pausa agregó: y me abuela solo hablaba kaqchikel, era analfabeta. Me quede asombrado. Entonces comprendí que ella jamás pudo haber leído el Popol Wuj y que su conocimiento procedía del conocimiento milenario de la oralidad


Así el friso, el mural y la oralidad enseñan al menos tres asuntos importantes:


1 Que los mayas de hace dos mil años, son los mismos mayas de hoy en día, porque sus principios cosmogónicos, culturales, de conocimiento y formación étnica son los mismos. Que la diferencia que se hace entre los mayas de Tikal –los eternos- y los actuales no existe; que tal diferencia que dicen que -aquellos sí eran mayas, estos son indios es una posición netamente racista porque pretende despojar, al maya actual, de su milenario devenir identitario, justificando así, la discriminación y explotación al indígena.


2 Que la cosmovisión, mitología, y todos los atributos que de ahí surgen, son patrimonio y práctica milenaria de todos los pueblos mayas: lacandones, zoques, tz’otziles, tzetzales, chontales, yucatecos, chortís, k’eqchis, mames, tz’utujiles, k’iqche’s, poqomames, etc. Todos se han formado bajo los mismos principios. o sea, que si están escritos en Kiche’ -con partes en kaqchikel según los entendidos-, no es solo la Biblia Kiche’ como se ha dicho y se dice. Esto es importante señalarlo porque al atribuirle a una sola etnia los conocimientos cosmogónicos-mitológicos presentes en todos los pueblos mayas, es una práctica discriminatoria cuyo objetivo es despojar a las otras etnias de su historia, conocimiento y patrimonio cultural, para dividirlas.


3 Que el pasaje del friso y el mural muestran un Xib’alb’a como un espacio donde radican los Señores de las enfermedades, problemas y pruebas tenebrosas que tienen que ver con la cotidianidad de humanos reales. De allí que para los mayas de El Mirador, San Bartolo, Tikal, Copán, como para los de Tecpán, Uspantán, Jocotán, Xalapán o Tucurú, los Señores-Dioses de Xib’alb’a, son tan Dioses como los Señores de la luz y de la tierra. Todos los Dioses mayas son Dioses. Esta visión cosmogónica, es substancialmente diferente a la cosmogonía judeo-cristiana, donde hay un único Dios. Entonces, la cultura maya es diferente a la judeo-cristiana. Una no es mejor que la otra, como no es mejor la cultura china a la árabe, son solo diferentes.


Así las cosas, hay que reconocer que la cultura de los actuales mayas, no solo es diferente sino que es más antigua que la occidental y sigue viva luego de quinientos años de iniquidades. Si los ladinos, mestizos, neocriollos entendiéramos y aceptáramos la continuidad histórica desde el friso de El Mirador, seguramente viviríamos un mundo diferente; por lo menos viviríamos con Dioses que no amenazan con un infierno más terrible que el que vivimos cotidianamente.


23 de marzo de 2009

Comentarios

Entradas populares