Ir al contenido principal

El apagón


Parece que los apagones son solo los de síntomas de un mal más endémico. Ciertamente el apagón recientemente sufrido por buena parte del territorio guatemalteco no es sólo mas que el reflejo de una sociedad igual de tenebrosa. Es que esto nos vino a demostrar que prácticamente vivimos en las tinieblas. Entonces ese apagón no fue más que un cuadro un tanto poético, un tanto irónico de nuestra realidad. Todo el país se sumergió en la oscuridad (algo a lo que ya de alguna manera estamos acostumbrados). Luego rumores de atentados, de guerrillas, de monjes locos, de rumores infundados. Reflejo palpable de lo que somos, una sociedad hecha de cuchicheos.

Y tenemos que aceptar que tenemos el país hecho trizas. Todo con los pies para arriba. Oscuras elecciones de magistrados, privilegios dudosos hacia funcionarios públicos, inexactitudes dentro de los planes gubernamentales, solo nos demuestra que hacemos las cosas a oscuras o en el peor de los casos con los ojos cerrados.

¿Ha tenido la sensación de que en este país faltan entes pensantes? ¿Qué hay soluciones que son simplemente lógicas? ¿Qué no hay nada más sencillo que seguir el sentido común? Y ¿que nadie más se da cuenta? Y seguramente no se equivoca. El guatemalteco es experto en quebrar el sentido común. Por ello esperamos que los demás hagan lo que nosotros tenemos que hacer. Simplemente porque somos una sociedad ciega y apática. Eso siendo optimistas. En el peor de los casos cerramos los ojos sin importar el hecho de que nos vayamos directo al abismo.

¿Luego de quién es la culpa? De nadie. De todos. El apagón me vino ha hacer reflexionar sobre nuestra condición. No vemos lo que sucede. Vivimos en un permanente apagón donde nada es más allá de sombras. Y eso de por sí es triste y frustrante. Dejamos escapar de las manos la oportunidad de descubrir la verdad. Lo que hay allá afuera.

Pero no lo haremos, ya que somos quejumbrosos e impasibles. Y arrastramos un lastre de cientos de años que no se nos quita tan fácilmente.

******

Mientras veía cómo todo un aparato estatal de seguridad se deslizaba por las calles de la ciudad de Guatemala, para proteger a ministros, gerentes, gobernantes, magistrados, diputados y familiares de estos. Me pregunto ¿Igualdad garantizada en la Constitución política de la República de Guatemala? Ciertamente es falso. La gente muere diariamente en las calles por nada. Y niños mueren de hambre en este país de injusticias y desigualdades. Y palpamos esas desigualdades todos los días. Nuestros gobernantes, y con eso digo que todos, tienen un concepto colonial, encomendero y monárquico. Piensan que se llega a puestos para servirse, para protegerse, para asegurarse. Se piensa que un cargo público es un cargo casi divino. En este país de desigualdades, donde la ley del más fuerte se impone. Donde muere mucha gente a diario, es obsceno que funcionarios públicos gasten el erario público para protegerse el traje-sastre del polvo de la mañana. Por aquello de los temblores, dicen. Guatemala deja mucho en qué pensar.

Ángel Elías

Comentarios

Engler dijo…
estaba yo en la estacion del transmetro ese dia, sin monedas, necesito que me cambien mi billete por monedas, pero oh oscuridad de oscuridades... sin luz, NO HAY SISTEMA PARA CAMBIAR MONEDAS!!! Me quedé un poco (aun me sorprendo) perplejo... Digo, si el moderno sistema arzuniano no funciona en la oscuridad, qué podria?

Saludos,
Angel Elías dijo…
Es cierto el sistema transmetro no funciona sin luz. lo mismo pensaba en las ferias, la rueda de chicago no funciona sin luz, similar sistema ha de tener.

No hay sistema para cambiar monedas ese se ganó el premio a la respuesta tonta del día

Un abrazo Engler

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …