Ir al contenido principal

Lectura para días calurosos


Para aquella noche ya había despertado sudado. Con la mente agitada y la respiración sin control. La había soñado una vez más. No entendía como después de tantos años la volvía a soñar. Sus labios, su cabello suelto, su olor… su forma tan peculiar de reírse. Desde su separación, jamás la tenía en sueños. Enciende la luz y ve que todo sigue igual, un auto pasa por la ventana que da a la calle y por un momento dibuja la silueta de su limonar en la pared de la casa. Pero nunca la había soñado (que los nuncas se llegan) y ya eran casi hace veinte años. Ya él tenía una casa, una esposa que duerme a su lado, una hija adorable que tiene agujeritos en las mejillas cuando sonríe. ¿La última vez que la vio? En el parque que queda cerca de la casa donde se conocieron. Una casa donde ambos llegaban a recibir clases de cocina. Ambos amaban la cocina. Se conocieron, se rieron, se amaron rápidamente. Pero ¿Por qué la recuerda ahora? ¿Por qué los recuerdos se agolpan cuando duerme junto a su esposa? Un miedo visceral le recorre por las entrañas, una serpiente fría recorre su espalda. La noche esta silenciosa, nadie más sabe lo que aquel hombre piensa. Menos aquella mujer con la que quemó un pastel en su segunda clase y que ahora puede estar en cualquier parte del mundo menos junto a él. ¿Por qué tanto miedo a un sueño? Todos soñamos a todos. Pero su sueño era deseo. Era recordar todo lo que pasaron juntos hace veinte años. Y su intensión oculta para que vuelva a pasar.

No hay nada que mate más rápidamente que los recuerdos inconclusos. Y el sueño repetitivo de un hombre por una mujer que no ha visto. ¿Cuándo dejó de querer a aquella mujer de los sueños? Parece que nunca. Y suda nuevamente. La tarde que ella se fue, todo parecía de lo más normal. Salieron, sonrieron, se divirtieron, la acompañó hasta casa. Y allí acabó todo. Su olor, su sonrisa, su forma de besar acabaron.

Veinte años después aquel hombre despierta, en alguna parte del mundo. En alguna parte de la noche, con miedo. ¿Qué pasó ese día? ¿Qué pudo haber cambiado tanto como para desconocerse? ¿Aquello solo fue una alucinación? El hombre tiembla pensando la respuesta. ¿Dónde esta ella?

La noche sigue silenciosa. Su esposa al lado se mueve.

¿Por qué en estos momentos los recuerdos regresan? Parecen barcos de papel desfilando después de la lluvia. Uno a uno pasan. Uno más claro que el otro. Pero no termina por aclara las cosas, las enturbia más. Y un sentimiento de impotencia lo embarga por tantos años reprimidos. Y ¿si no la hubiera dejado ir? Y ¿Si? Nada, absolutamente nada es válido. Todas las locuras (incluyendo esta) sabe que las hizo por ella. Todo se perdió en un momento. En algún punto de la vida hace 20 años un nudo no fue deshecho. Y ahora vuelve con todo el peso del tiempo. A tratar de reconciliarse. Cómo si eso se pudiera. Aquel hombre, en aquella cama, con una mujer, está sudando después de un sueño extraño que no logra explicar, en él aparece una mujer… que ahora es su esposa.

La madrugada parece que no termina.

Ángel Elías

Comentarios

Asminda dijo…
yo creo que algunas noches tienen mas horas que otras, y esas precisamente son las preferidas de los fantasmas
Angel Elías dijo…
Estimada Asminda
los fantasmas aparecen en todos lados, a todoas horas, nos observan y nos acompañan...
Me gustó tu reflexión, gracias

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …