Ir al contenido principal

Tres para una semana


Siempre los días de descanso nos pueden servir para leer un poco…

Guerrilla: Guerra y Paz en Centroamérica. Un libro escrito por Dirk Kruijt, catedrático Holandés. En este libro se encuentra la historia de una guerrilla centroamericana que a través del tiempo se forma mitos, que este libro viene a esclarecer. Su formación, sus orígenes, sus rupturas y sus fracasos se reflejan en este libro. Contario a lo que se pueda pensar no se lanza de una manera épica sobre la guerrilla si no como un análisis de su situación pasada y actual. Con entrevistas a los actores de cada guerrilla, nos devela los sueños y las pesadillas de las formaciones de izquierda en Guatemala, El Salvador y Nicaragua. Cada uno con sus distintos matices y claroscuros.

Este libro dibuja la situación de la guerrilla en los países que sufrieron guerra interna. Nos da una panorámica interesante de cómo cada guerrilla desarrollo su propia guerra. Y como cada una de ellas fraguó su éxito o su fracaso. Kruijt estudia cada caso particularizado, desde la URNG en Guatemala hasta el Ejercito Sandinista en Nicaragua, por supuesto pasando por FMLN en El Salvador. Dando una visión contemporánea de su desarrollo actual y la situación política en sus respectivos países. Es interesante observar cómo cada guerrilla y cada guerra tomó un particular camino. Y de cómo la izquierda en Centroamérica actuó de una manera casi aislada, por supuesto logrando resultados magros en algunos casos. Este libro se puede recomendar para observar el desarrollo de la guerra en Guatemala, sin apasionamientos ni posturas. Un libro que vale la pena tener.

Guerrilla: Guerra y Paz en Centroamérica/ Dirk Kruijt/ F&G Editores/ Guatemala

****

Solos: En este libro lo que la soledad implica es un conjunto de narraciones que nos hacen sentir menos solos. Un libro del escritor español Antonio Valle que a través de una narración ágil y muy contemporánea nos transporta a la soledad de sus personajes. Su lectura sorprende y refresca. Su temática abarca cuanto temas se le ocurre, todos dentro del margen llamados urbanos. Porque toda su gente, sus personajes y sus escenarios son personas de ciudad. ¿Qué más solitario que estar en una ciudad llena de gente extraña? El entrar a la soledad de Valle nos invita a reflexionar, y aunque se pueda pensar que su libro es sombrío, nos llevamos la agradable sorpresa de entronerarnos un libro fresco y lleno de vida. La vida que nos da la soledad y la reflexión. Leyendo me recuerda una frase de Schopenhauer… en los momentos de dolor no hay nada mas reconfortante para nosotros que ver a alguien más desgraciado que nosotros. Antonio Valle con su libro y sus personajes nos devuelven la vida, esa gana de descubrir, por ejemplo, quién da tres golpes a nuestro techo sin una aparente razón. O morir de una manera sibarita. Solos es un libro que no se puede perder, un libro que con el tiempo y los años querrá volver a leer.

****

101-19=120 poemas. El arte de la poesía no muere. Y eso nos lo demuestra Ángel González. En una colección muy intensa este poeta nos demuestra lo que alguna vez dijo Cardoza y Aragón: la poesía es la única prueba concreta de la existencia del hombre. Y no se equivoca. González con un poco de amor y reflexión en sus poemas nos da hálitos para seguir leyendo, para seguir viviendo. Siempre la poesía cautiva y nos devuelve un poco la sensibilidad.

Me he quedado sin pulso

Separado de ti. Cuando respiro

El aire se me vuelve un suspiro

Y en polvo el corazón de desaliento.

De allí nos queda la poesía como la prueba de que estamos vivos. Un libro recomendable y en una colección exquisita.

Ángel Elías

Comentarios

Angus dijo…
El arte de la poesía no muere... me cautiva el significado que encierra.
Angel Elías dijo…
Angus:
No solo es el signigicado que se encierra en él, la poesía puede llegar a ser un arte inmortal... o el elixir que nos hace la vida menos pesada...
gracias por la visita... un abrazo fraterno

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …