Ir al contenido principal

Entradas

¿Cuánta muerte soporta el guatemalteco frente a sus ojos?

Entradas recientes

Textos Zip XXXVII

Aquella noche ella estaba sola en su casa, no había más allá que el viento que golpeaba su ventana. Acaba de salir de la ducha cuando su alma llegó. En un intercambio de miradas se sonrieron como cada noche. -Buenas noches -, era el ritual que cada día antes de cenar. Ella pasaba todo el día esperando ese momento de la noche, en la que su alma le contaba lo que había hecho en el día. Cuentas, chismes de barrio y algunos chistes llenaban la casa, además de las cómplices sonrisas de ambos. Ellos se conocieron en un retiro espiritual, a las orillas del lago. Ella siempre lo había tenido prisionero. Fueron 30 años en los que ni un saludo se habían intercambiado, a pesar de los esfuerzos de su alma por entablar una conversación. El chamán le dijo que su alma tenía algo que decirle y el fuego solo dijo: libertad. A partir de ese día, el alma de ella sale a trabajar, cobrar cuentas y beber una cerveza en un bar cercano y regresa antes de las 9 de la noche para contarle lo sucedido. Para ella…

Insurrectos, de Guillermo Paz Cárcamo

Libro ineludible para conocer la historia del comienzo de la guerra en Guatemala en la década de 1960. Guillermo Paz Cárcamo, su autor, acompaña al lector a través de sus páginas para explicar con lujo de detalles cómo comenzó la guerra que sumergió a Guatemala en uno de sus más oscuros pasajes.
El rostro de El Patojo, protagonista del relato, narra todas las vicisitudes ocurridas durante los casi diez años que participó en la insurrección que marcó la historia reciente. Cada pasaje que cuenta es una reflexión sobre los motivos de la guerra, pero principalmente es una fotografía casi exacta de lo ocurrido, con nombres y lugares que seguro hemos pasado alguna vez.
Guatemala tiene mucha historia que contar y eso trata Paz Cárcamo en su libro. Habla sobre los lugares y situaciones que le tocó vivir a El Patojo y de las cuales sobrevivió casi de milagro. Este libro tiene la particularidad de contar esa parte de la historia que de lo contrario quedaría soterrada bajo años de indiferencia e…

Sobre María chula

Claro, Guatemala es un país racista y los chapines lo han hecho tan normal que ya no se dan cuenta de ello.
Todos hablan del caso de María Chula y se preguntan si el nombre de la marca es racista, y efectivamente lo es, porque la expresión, como tal, ha sido usada de manera despectiva contra el mundo indígena tan frecuente como la palabra indio.
El llamar María y su combinación con chula simplemente es un término que engloba y quita identidad a las comunidades indígenas y principalmente a las mujeres. Pero el problema no es el nombre en sí, sino lo que connota y lo que representa como marca. Llamar María Chula a una empresa que vende tejidos tradicionales mayas amarra una carga consciente o inconsciente de racismo que durante años se ha tolerado. Las mujeres indígenas no son todas “Marías” ni “unas chulas”.
Lo sé, es difícil entenderlo, principalmente para una sociedad que ha crecido con estereotipos y cánceres mentales que ha truncado la capacidad de reflexionar sobre lo que se hace m…

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Ernesto Cardenal visita Guatemala

Ernesto Cardenal llegó esta semana a Guatemala para participar en la Feria Internacional de la Lectura Infantil y Juvenil de Centroamérica, que tendrá durante cinco días una serie de actividades enfocadas a incentivar la lectura en los niños y los jóvenes.
La iniciativa fue promovida por la promotora cultural Brenda Monzón, quien con esfuerzos trajo al mismo poeta nicaragüense Ernesto Cardenal para que cortara la cinta de inauguración, esfuerzo que hizo despertar la curiosidad de muchos por su poesía y claro, acercar a sus seguidores a una de las grandes plumas de la literatura mundial.
La primera vez que tuve acceso a la poesía de Cardenal fue de la manera más común de todas, en un bus urbano, en el Centro Histórico, por una tarjeta que vendían de mano en mano y luego de una separación amorosa. Mi encuentro fue una circunstancia llena de lugares comunes, lo que no tuvo de común es que estos momentos fortuitos y coincidentes me hicieron conocer su poesía. El poema que aparecía en aque…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…