Ir al contenido principal

Guatemala, el país de las prohibiciones


Guatemala parece que es el país de las prohibiciones y de las legislaciones absurdas. Y no lo digo solo por motociclistas que ahora tendrán que andar con chalecos brillantes. Lo digo porque nuestra sociedad es prohibitiva. Y parece que es la única forma en la que podemos vivir contentos. Nos privamos de la libertad de vivir.


De alguna manera nos hecho expertos para enclaustrarnos y prohibirnos. Lo tenemos prohibido casi todo. Desde nuestra sexualidad hasta hablar con nuestros padres. Eso sin mencionar la cantidad de leyes hechas para nada. Y no con ello digo que nuestra legislación es obsoleta, pero casi. Tenemos en mente que mientras prohibamos, haremos que las cosas no sucedan. Pero no es así de sencillo. Aquí el problema no son las leyes si no la impunidad con las que se infringen. Cuando no podemos evitar que las personas orinen en la calle, no podernos evitar que nuestro país se convierta en un narco-estado. Más leyes no es sinónimo de justicia.


En realidad, nuestro humilde y tercermundista país tiene un problema de concepto y por lo tanto nosotros también. Por alguna extraña razón ya no distinguimos lo bueno de lo malo. A todo ello nosotros campeamos en la corrupción. Si arrojamos basura y nos multan por ello, alegamos injustica. –Si hay mayores problemas por solucionar, que no tirar la basura en su lugar –puede ser nuestra excusa. Y así se va la espiral donde todos tienen mayores faltas que la nuestra. Y minimizamos la nuestra. Aunque la verdad somos nosotros el origen de la corrupción y de la impunidad. El guatemalteco se goza de la impunidad y del el tráfico de influencias. Si puede hacer las cosas al margen de la ley, adelantarse en la fila, evitar un pago, o evadir el fisco, pues en realidad cree que es un gran hombre. Y se burla de quienes siguen las reglas del juego.


Por ello Guatemala prohíbe y sus hijos se pasean las leyes evadiéndolas. Y no por ello quiero decir que en las altas esferas son niños de primera comunión. Si en cosas simples hay una tentación por la corrupción, a niveles altos, las cosas no varían mucho.


Por ello esta Guatemala no sale del atolladero de donde se encuentra. Por ello tenemos años de atraso y de poco desarrollo, por ello tiramos basura, quemamos bosques, traficamos gente, exportamos niños, nos equivocamos al votar, y elegimos un gobierno torpe. Por ello somos un país que no sueña. Pero sí mata.


Los guatemaltecos, tenemos un problema de años. Vemos ya la impunidad como ese logro personal, donde seremos entes intocables para el resto del mundo. Y deseamos estar sobre lo que las leyes que prohíben, y que a la larga no cumplen.


En este país donde las personas mueren todos los días en causas injustificadas, la impunidad campea tranquilamente, y ya nos dimos cuenta más leyes no soluciona el problema. A lo que me hace pensar que tal vez sean las leyes el problema. ¿Si hacer el bien fuera prohibido, optaríamos por hacerlo? Lo dudo. Aquí las cosas no son tan simples. Mientras tanto, mucha gente muere, por la impunidad de este país. Y lo único que saben hacer los gobernantes es legislar para prohibir, pero no saben hacer cumplir la ley. Irónico, ¿no?


Ángel Elías

Comentarios

Goathemala dijo…
Eres durísimo con tu gente, Angel. Esos ejercicios reflexivos son buenos porque ponen ante el espejo la realidad cotidiana.

Desde fuera, es fácil decirlo, parece que lo que Guatemala sufre es el desgobierno desde ....casi siempre. Que el carácter de esos dirigentes ineptos para lo social pero hábiles para enriquecerse haya permeado en las capas más modestas de la población ha sido irremediable. Normal.

Por eso hablar de un futuro para Guatemala es hablar de refundación. Al menos así lo veo.

Un fuerte abrazo.
Angel Elías dijo…
En Guatemala el sistema politico se cae pedazos y pareceira que no podemos hacer algo por ello.

Simplemente la indiferencia por todos lados y la apatia por no querere hacer nada.

las cosas no son tan faciles aunque el primer paso para cambiar las cosas es lo importante.

Un desgobierno para todo y para todos.

Un abrazp Goathemala
Goathemala dijo…
Exacto, esa es la idea que tengo. Cuando un Estado se deja quitar el monopolio de la violencia deja de tener sentido como Estado porque es casi su esencia definitoria.

Un abrazo.
Angel Elías dijo…
El estado del terror como ya nos tiene acostumbrados estos dictadorzuelos de la democracia.

Muchas veces asi nos mantienen amarrados con miedo. por no pagar impuestos, por la carcel, por la silla electrica y otros mas avispados con el infierno.

un abrazo de vuelta
Soy gringo viviendo en Guatemala. Obviamente hay mucho que me encanta de Guatemala o no estaria viviendo aqui pero tocaste algo que siempre me ha molestado...porque es tan dificil esperar en una fila...sin excepcion cada vez que me encuentro esperando en una fila TODO MUNDO me ignoran y se ponen adelante como yo no existiera!
Angel Elías dijo…
Guate Fur.Es cierto en este pais la impunidad esta por todos lados. parece que nos ignoramos unos a otros. y no nos queda mas que gritar: A la cooooolaaaa!!!!

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín