Ir al contenido principal

El realismo mágico guatemalteco


Con la paranoia provocada por la fiebre porcina, me he dado a la tarea de notar algo interesante. Muchos guatemaltecos creen que nos vamos a morir todos, de uno en uno y con los peores sufrimientos. Que nos ha caído una especie de peste con la que aparecerán muertos por todos lados y tirados en las calles devorados por los buitres. Que seremos una especie de mutantes, dignos de una mala película gringa post-apocalíptica. Ciertamente no hay que restarle importancia a esta enfermedad, que al igual que muchas anteriores y muchas que vendrán, han asolado y asolarán a la humanidad. Sin embargo en ese estado de psicosis colectiva y paranoia salen a luz las más insospechadas creencias. Que de alguna manera viene a demostrarnos que vivimos sumergidos en una especie de oscurantismo mental.


Y tenemos allí rumores, falsas creencias, supersticiones, entre otras bellezas. Viene el gobierno y a cada momento repite la misma cantaleta: La gripe no se transmite por la carne de cerdo. Y los expendios de carne de cerdo realizan la campaña a favor de comerse al animalito. Y el guatemalteco se confunde. ¿Si no se transmite por carne de cerdo, por qué se llama porcina? Y entonces algún cable en la cabeza se cruza y hace cortocircuito. Comenzando así, las creencias poco lógicas y mágicas. Allí donde llega la razón, comienza la desazón.


En una radioemisora un escucha comenta “Aquí en Guatemala no puede llegar en esa enfermedad porque somos católicos” (¿?) Ante tal desatino no se puede decir nada. Este comentario fue precedido por una serie de habladurías sobre el fin del mundo y el arrepentimiento de los pecados. En realidad las personas piensan eso. Sinceramente creo que Dios no tiene nada que ver en nuestros desatinos. Y que la religión no puede hacer, como en muchas otras cosas, absolutamente nada frente a una pandemia. Pero en algo hay que creer, así sea algo ilógico. ¿Las millones de personas que viven sin ser católicas, están condenadas a morir?


Creo que de alguna manera nuestra muerte se suma a nuestra ignorancia. A nuestra forma de ver la vida. En todo caso ¿Cuál es el miedo a morir? ¿Tenemos demasiadas deudas a resolver en el más allá?


La gripe porcina viene a develar que aun somos un pueblo sumergido en la edad media. Que las condiciones en las que vivimos son insalubres. Que si no nos mata la gripe, nos mata cualquier otra cosa, una bala perdida, una disentería, el cólera, un piloto de bus ebrio. Y que realmente somos frágiles. Tanto que un estornudo en cualquier parte del mundo nos manda al hospital, donde no existe siquiera las condiciones dignas para morir.


Dentro del realismo mágico del guatemalteco, algo nos salvará. La paranoia, un poco de oración y la desconfianza, que es lo que ha caracterizado al guatemalteco a lo largo de su historia.


Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…