Ir al contenido principal

Confiar en Schopenhauer

Hace ya algunos años leí a Arthur Schopenhauer, como aquellas lecturas obligatorias para todo adolescente que cree que el mundo es una vil miseria. Pero ¿Qué tan equivocado estaba este filósofo alemán? O en el peor de los casos ¿Qué tan acertado estaba?

Pero el problema de la filosofía Schopenhahuariana, (si es que se dice así) es el rompimiento en al confianza. Ya sea en el hombre o en la sociedad que lo gobierna. Ese grado de pesimismo, se alcanza cuando algo muy dentro se rompe, y los cristales laceran lo poco que queda de confianza.

Porque la confianza deposita en un mortal es frágil e inestable. ¿Cómo un humano no puede quebrar tu confianza? Entonces ese ser mortal se vuelve el motivo de la desconfianza. Los reales motivos pueden ser muchos y variados, pero ¿qué podemos esperar del ser humano tan lleno de fracasos y de imperfecciones?


Por ello el mismo ser humano vuelca su pensamiento, su ideal y se plena confianza en algo que no pudiera traicionarlo, puede ser perfecto o porque simplemente no puede comprobar su imperfección. Entonces vuelca su pensamiento a lo divino, a lo celestial. Y sus plegarias empiezan a elevarse buscando esa perfección y esa confianza en lo celestial.


Para Schopenhauer la constante era evidente, sufrimiento, noble sufrimiento. Durante la vida no había esperanza para pensar en la felicidad y aunque era una meta a alcanzar no se lograba por ese escarpado camino lleno de espinas.


A todo ello se le agregaba la frustración que provocaba la misma vida. Buscar todo lo humanamente feliz y encontrar que lo que nos hace felices es una basura. Por ello Schopenhauer nos habla de la frustración como un escalón al aburrimiento, al tedio.


En el pesimismo alemán, tanta derrota, tanto fracaso, nos lleva irrefrenablemente al aburrimiento, de allí al tedio y de allí a esperar sentados al muerte. Y en ese pensamiento alemán la muerte era consecuencia y hasta recompensa de para tanto sufrimiento y frustración. Al final era como una especie de bálsamo, en el mejor de los casos, aunque puede ser que también haya sido visto como un fin irónico: vivir para morir. O ya montados dentro de los existencialistas ¿Para qué vivir, si todos moriremos?


Aunque en realidad esa frustración nace de la impotencia de tener lo que se desea y como se desea. Y la cúspide de la filosofía de Schopenhauer estar a punto de tener lo que se desea y perderlo. En la actualidad hay una salida a este dilema dentro del lenguaje popular, se dice que si no se consigue es que no convenía. A lo que este alemán simplemente sacaría la lengua y echaría pestes.


A estas alturas, el pesimismo, no es más que un pensamiento irrefrenable hacia lo inevitable. Esto nos hace a todos un tanto pesimistas, no podemos hacer que el río vaya de regreso. Y eso es un consuelo, que en la lucha que se monta, uno no se encuentra solo. Y que Schopenhauer ya lo había intentado. Con excelentes consecuencias, y nos deja pensando que peor que a Schopenhauer no nos puede ir. Y el maestro, nos muestra que el destino siempre será el mismo.
Ángel Elías

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…