Ir al contenido principal

Noj VII

LOS ENCOMENDEROS

Uno se pregunta ¿cuál es la razón por la cual los del Cacif, y aún antes de serlo, se niegan sistemática, tozudamente, a aumentar el salario mínimo, cuando en todas partes del mundo, incluyendo su madre patria, EU, lo hacen todos los años ? Los hondureños acaban doblar el salario mínimo y los costarricenses lo tienen ligado al índice de inflación semestral. Entonces, ¿por qué esa inhumana, ahistórica e irracional posición de la oligarquía chapina?

Hay dos explicaciones básicas, no contradictorias: una es histórica cultural, su naturaleza encomendera; la otra es económica, su carácter codicioso, mezquino.

Los encomenderos fueron gandules españoles –militares civiles y frailes- a quienes la Corona Española otorgó, por la gracia de Dios y el rey, tierras y esclavos con que levantaron palacios, caminos, iglesias, casas, sirvientes y rentas para comprar oropel que los envanecía para darse tufos de grandes señores ricos. Todo lo hicieron simplemente no pagando el trabajo. La Antigua es un monumento a la humanidad, pero sobre todo es el monumento al trabajo no pagado a los indígenas.

Con la independencia siguió igual, no pagaron el trabajo y el trabajador siguió pagando Diezmos, Primicias, Alcabalas, etc. impuestos para la voraz burocracia que luego compartía con los encomenderos en obscuros negocios. Años después llega la Revolución del 71 y su jefe, Barrios, lo primero que hace es repartir tierras e indios a sus amigotes e inventa “El reglamento de Jornaleros” que dispone: Para cuando algún particular desee un mandamiento de jornalero, deberá solicitarlo al jefe político…cuya autoridad designará al pueblo que debe proporcionarlo. Legalizó No pagar el trabajo con que sembró, cosechó y exportó café, la oligarquía. Así, la encomienda siguió. Luego vino Ubico que cambió el reglamento encomendero de Barrios, por la “ley contra la Vagancia” perdurando la cultura encomendera de no pagar el trabajo en las fincas y en la construcción y mantenimiento de las obras públicas.

Con la revolución de Octubre llegó el Código de Trabajo que normaba el pago del salario al trabajador. Este Código fue motivo esencial para que la oligarquía intentara ejecutar veinte golpes de Estado. Finalmente, logró defenestrar la Revolución y con ello las normas al pago del salario. Así, en 1954, se impuso, hasta hoy, la posición encomendera de entrampar el salario Como vemos la oligarquía-Cacif sigue atrancada en la cultura y alma encomendera de los gandules españoles del siglo XVI.

En cuanto a la razón económica, hoy, la reticencia al pago del salario la tapan con frases sibilinas como: si sube el salario hay desempleo… desestimula la inversión. Los cacifes saben que no es verdad, por ejemplo: con Berger no se aumentó salarios durante dos años consecutivos, acumulándose, en esos dos años, un 15% de inflación. O sea, el salario real bajó un 15% y sin embargo, no hubo inversión porque aumentó el sector informal y además, según el IGSS, se perdieron 13,500 empleos. ¿Quién se ganó ese rebaja del 15% al salario del trabajador? Claramente, la oligarquía que controla la gran mayoría de trabajadores del sector formal.

Hoy tenemos alrededor de un millón trabajadores sin empleo o empleados ocasionalmente, y el 80% de la economía en el sector informal. Esta masa deso-semiocupada deprime el salario nominal porque trabajan por menos que el salario mínimo. De esa cuenta, a un gran número de trabajadores no le pagan el salario mínimo, lo cual es grave, porque deprime los salarios los formales y profesionales, cuestión que aumenta la ganancia neta de la cúpula del sistema.

Esta perversidad, conlleva otro problema: la migración de trabajadores. Más de un millón doscientos mil guatemaltecos han sido expulsados del país solo a los EU. El Cacif nunca se ha preocupado por inducir condiciones para que regrese esa masa trabajadora, al contrario, presiona al gobierno para que negocie se queden allá y emigren más. ¿Por qué ese interés oligárquico? Simple, son más de cuatro mil doscientos millones de dólares los que mandan los expatriados. De entrada el 10% queda en los bancos por el envío al país y luego, el 80% de ese platal se va en el consumo de los familiares. Según cálculos, más del 50% de las remesas queda finalmente en los bolsillos de la cúpula oligárquica. Antes los encomenderos vendían indígenas esclavos, hoy igual, los encomenderos del siglo XXI los expulsan para quedarse con la plata de su trabajo en el exterior.

Para el Cacif y la oligarquía oponerse a un aumento salarial es intrínseco a su naturaleza encomendera, y además, es el mejor sistema que han pensado para obtener sus extraordinarias ganancias y seguir gozando su grotesco gusto por ostentar, sus amanerados modales, su superficialidad cultural y su ancestral brutalidad política.

Aún cuando el gobierno omitió las admoniciones salariales del Cacif, la historia del país muestra que el aumento salarial nunca cubre la inflación anual y menos la acumulada, y que jamás se empareja con el costo de la precaria canasta básica alimentaria – de solo 26 productos- la diferencia, queda donde siempre ha quedado en más de quinientos años de encomienda.


Guillermo Paz Cárcamo

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …