Ir al contenido principal

PataChucho I

En lenguaje popular se le denomina a la especie guatemalteca que no puede quedarse mucho tiempo encerrado en un lugar. Comparándose a menudo con los perros que siempre salen a la calle, y que a pesar de tener comodidades en su hogar; entiéndase comida, techo y un baño semanal, prefieren salirse y buscar, como todo buen, can comida y aventuras en otro lado.

En Guatemala, las personas que nunca se mantienen en su casa, se les denomina como Pata de Chucho, pero dentro del coloquial lenguaje, cambiante por naturaleza y perezoso en la pronunciación se dice PataChucho. Al tratar de definir cómo denominaba a la entrega de estos nuevos escritos, por mi mente pasaron varios y tentativos nombres. Las Aventuras del Ángel Elías, me pareció demasiado pretensioso. Diarios de una Bicicleta, teniendo en cuenta que carezco de bicicleta y tampoco son diarios. Casi por inercia fueron bautizados como PataChucho.

Y esta la primera entrega:

Rabinal:

Casi movido por la curiosidad de sus naranjas con un grupo de amigos disidimos realizar una expedición a Rabinal. Rabinal se ubica en el departamento de Baja Verapaz, en Guatemala. En este municipio famoso por sus naranjas se albergan tesoros culturales invaluables. Por un lado su idioma indígena es el Achí, la cultura Achí que tuvo prominencia en su región aún conserva su cultura, a pesar del bombardeo mediático de bancos y cadena de tiendas dentro del municipio. El Rabinal Achí es una representación teatral, bailada en ciertas temporadas del años en la actualidad está declarada como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco. Esto hace que esta centenaria y pre-hispánica representación haga sentir orgullosos a los rabinalenses.

Su comida típica: el Pinol. Una especie de salsa con carne de pollo. Que se come con tamalitos de maíz. Ciertamente al llegar a Rabinal después de varias horas de camino, una taza de Pinol, sentado en su parque hace de su degustación un placer. En su parque, de reciente construcción se admira a un costado su mercado con mercadería hecha de morro. Chinchines y vasijas decoradas con el material, hace de Rabinal uno de los mercados de morro más completos de Guatemala. Cuenta con su museo donde expone la variedad textil y detalles de su historia y del Rabinal Achí. El Rabinal Achí es una representación en teatral que data de antes de la colonización española. Que da detalles de la vida de los reyes indígenas. Esta danza-teatro que dura, no pocas horas, reúne a varias generaciones de la comunidad para participar en ella. Su característica principal es ver a niños, jóvenes, adultos y adultos mayores aglomerados entorno a una obra de teatro muy costumbrista, pero que a la larga es representativa del pueblo. Allí las nuevas generaciones se enteran de lo que sus abuelos han hecho de su historia.

Otra característica, de Rabinal, pero ahora más contemporánea son sus naranjas. Famosas por su sabor y su jugosidad. Según me cuentas los pobladores, las naranjas no se dan en el pueblo sino en la parte baja del municipio, en las cuencas de los ríos. Aunque históricamente su producción de café en las partes altas es aún evidente. Desafortunadamente en ese viaje no probé sus naranjas. Pero la deuda está pendiente. Lo que si puede probar fueron sus granizadas en el atrio de la iglesia. Que en su fachada alberga esculturas de Santos de devoción. Su iglesia realmente es de corte colonial. Conserva aún su techo de teja y las vigas que sostienen su tejado son completamente de madera. Muy características de la época.

Otra característica del lugar es su trabajo artesanal con barro. Muy buscado y cotizado en el mercado nacional.

La comida, el trabajo artesanal y los pobladores de Rabinal, Baja Verapaz son motivos muy grandes para volver allá y por supuesto probar el pinol y traer unas cuantas naranjas.

Mi paso por Rabinal fue muy fugaz. Pero no por ello insustancial.

Ángel Elías

Comentarios

Seven dijo…
Me ha gustado mucho tu espacio y la forma en que hablas de los lugares hermosos de nuestro país. Un saludo!
Angel Elías dijo…
Seven Gracia por la vista, los mejores lugares para visitar estan en Guate, sin lugar a duda

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín