Ir al contenido principal

PataChucho I

En lenguaje popular se le denomina a la especie guatemalteca que no puede quedarse mucho tiempo encerrado en un lugar. Comparándose a menudo con los perros que siempre salen a la calle, y que a pesar de tener comodidades en su hogar; entiéndase comida, techo y un baño semanal, prefieren salirse y buscar, como todo buen, can comida y aventuras en otro lado.

En Guatemala, las personas que nunca se mantienen en su casa, se les denomina como Pata de Chucho, pero dentro del coloquial lenguaje, cambiante por naturaleza y perezoso en la pronunciación se dice PataChucho. Al tratar de definir cómo denominaba a la entrega de estos nuevos escritos, por mi mente pasaron varios y tentativos nombres. Las Aventuras del Ángel Elías, me pareció demasiado pretensioso. Diarios de una Bicicleta, teniendo en cuenta que carezco de bicicleta y tampoco son diarios. Casi por inercia fueron bautizados como PataChucho.

Y esta la primera entrega:

Rabinal:

Casi movido por la curiosidad de sus naranjas con un grupo de amigos disidimos realizar una expedición a Rabinal. Rabinal se ubica en el departamento de Baja Verapaz, en Guatemala. En este municipio famoso por sus naranjas se albergan tesoros culturales invaluables. Por un lado su idioma indígena es el Achí, la cultura Achí que tuvo prominencia en su región aún conserva su cultura, a pesar del bombardeo mediático de bancos y cadena de tiendas dentro del municipio. El Rabinal Achí es una representación teatral, bailada en ciertas temporadas del años en la actualidad está declarada como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco. Esto hace que esta centenaria y pre-hispánica representación haga sentir orgullosos a los rabinalenses.

Su comida típica: el Pinol. Una especie de salsa con carne de pollo. Que se come con tamalitos de maíz. Ciertamente al llegar a Rabinal después de varias horas de camino, una taza de Pinol, sentado en su parque hace de su degustación un placer. En su parque, de reciente construcción se admira a un costado su mercado con mercadería hecha de morro. Chinchines y vasijas decoradas con el material, hace de Rabinal uno de los mercados de morro más completos de Guatemala. Cuenta con su museo donde expone la variedad textil y detalles de su historia y del Rabinal Achí. El Rabinal Achí es una representación en teatral que data de antes de la colonización española. Que da detalles de la vida de los reyes indígenas. Esta danza-teatro que dura, no pocas horas, reúne a varias generaciones de la comunidad para participar en ella. Su característica principal es ver a niños, jóvenes, adultos y adultos mayores aglomerados entorno a una obra de teatro muy costumbrista, pero que a la larga es representativa del pueblo. Allí las nuevas generaciones se enteran de lo que sus abuelos han hecho de su historia.

Otra característica, de Rabinal, pero ahora más contemporánea son sus naranjas. Famosas por su sabor y su jugosidad. Según me cuentas los pobladores, las naranjas no se dan en el pueblo sino en la parte baja del municipio, en las cuencas de los ríos. Aunque históricamente su producción de café en las partes altas es aún evidente. Desafortunadamente en ese viaje no probé sus naranjas. Pero la deuda está pendiente. Lo que si puede probar fueron sus granizadas en el atrio de la iglesia. Que en su fachada alberga esculturas de Santos de devoción. Su iglesia realmente es de corte colonial. Conserva aún su techo de teja y las vigas que sostienen su tejado son completamente de madera. Muy características de la época.

Otra característica del lugar es su trabajo artesanal con barro. Muy buscado y cotizado en el mercado nacional.

La comida, el trabajo artesanal y los pobladores de Rabinal, Baja Verapaz son motivos muy grandes para volver allá y por supuesto probar el pinol y traer unas cuantas naranjas.

Mi paso por Rabinal fue muy fugaz. Pero no por ello insustancial.

Ángel Elías

Comentarios

Seven dijo…
Me ha gustado mucho tu espacio y la forma en que hablas de los lugares hermosos de nuestro país. Un saludo!
Angel Elías dijo…
Seven Gracia por la vista, los mejores lugares para visitar estan en Guate, sin lugar a duda

Entradas más populares de este blog

Otro día de duelo nacional

Guatemala se sumerge en pozo profundo, casi sin fondo. El 8 de marzo de 2017 tendrá que ser una fecha que se recuerde por la muerte de más de una veintena de niñas y jovencitas quemadas en una casa hogar, algo que solo en Guatemala pareciera que sucede.
Este día también se conmemora el Día internacional de la mujer. De esa fecha se recuerda la lucha de mujeres por obtener derechos, que el 25 de marzo de 1911 desembocó en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York. Mismo que provocó la muerte de 146 trabajadoras que buscaban mejores condiciones de trabajo.
Un caso similar sucedió en Guatemala, 106 años después. Niñas y jóvenes buscaron ser escuchadas frente a los maltratos que sufrían en el Hogar seguro Virgen de la Asunción y murieron calcinadas por las llamas que aún no se ha esclarecido cómo aparecieron en el recinto. Lo que sí se sabe es el resultado, muerte y desolación, dos palabras tan comunes en Guatemala.
Esto es simplemente inconcebible, la muerte debe parar…

Por si dudaban que Arjona fuera chapín

Ricardo Arjona tuvo un momento incómodo en una entrevista televisada por CNN. Esta no le gustó, se levantó durante el corte y se fue como niño a medio berrinche. Correcto o no, lo hizo.

Lo que es cierto es que le llovieron tanto detractores como fanes y la eterna pelea entre el talento o la falta este se tomó como el tema principal sobre esa actuación.

Arjona tiene una simple razón para no dar entrevistas a medios guatemaltecos, aún se siente dolido por el trato que recibió cuando no era lo “suficientemente famoso”, eso y un par de incidentes que nunca salieron a la luz. Este hecho lo ha vuelto uno de los personajes más escurridizo entre los periodistas guatemaltecos.
Arjona se ofendió con el periodista Camilo Egaña de CNN porque este le dijo que no había escuchado su disco, pero que le interesaba la entrevista para conocer su opinión sobre lo que decían sus detractores de las letras de toda su producción (tema por demás sensible para el creador de Señora de las cuatro décadas).
Arjona si…

Campanas

Un rumor que atraviesa el tiempo
Por Ángel Elías Publicado Revista D Prensa Libre 27/02/2011
Un sonido particular hace que una señora pare en su labor cotidiana, incline la cabeza y se santigüe. Es la melodiosa algarabía que se escucha en todos los barrios de la vieja Guatemala de la Asunción. Son finales del siglo XIX en Guatemala y nada es más profundo que la voz de la Chepona al mediodía. 

Casi todas las ciudades del mundo se reconocen por sus sonidos particulares. Son ese bamboleo de piezas de bronce desde una torre que anuncian el alba, la tarde o el ocaso. Otras veces, un sonido un más discreto desde una carretilla de helados que es el llamado más dulce de nuestra niñez. Las campanas son los acompañantes sonoros  que custodian cotidianamente a nuestras ciudades. Existen campanas para un sinfín de actividades; desde llamar a reuniones eclesiásticas hasta correr por un helado en las plazas nuestras urbes.
Las Campanas tienen una historia particular. Son los anunciantes por excelencia. …