Ir al contenido principal

¡Vote por Guatemala!


En efecto, somos en este país un grupo de faranduleros de primera clase. Deseamos fervientemente acariciar la fama, ese elixir vanidoso de los dioses.

Y a eso queda resumido nuestro patriotismo a un intento mediático de sentirnos mejores que los demás. Esto viene a colación ya que en Intenet aparecen concursos, no por lo menos absurdos. Por un lado las nuevas siete maravillas del mundo, por otro la bandera más linda del planeta. No dudo que hayan más concursos de este tipo, pero eso son los que conozco.

¿En realidad nuestra nacionalidad queda resumida a un chusco concurso? ¿Tan baja autoestima tenemos que buscamos que se nos reconozca como maravilla? ¿Tan mediatizados nos encontramos como para que por un simple correo electrónico nos volquemos a reproducirlo con nuestras amistades, haciendo cada día más grande las cadenas de “spams”? Bueno, a todo esto creo que de alguna manera nos sentimos culpables. Sí, nos sentirnos culpables de no poder rescatar este país de la miseria, que este país se hunda y no hagamos nada para rescatarlo. Entonces una manera de lavar la culpa es apuntar a nuestro país en cuanto concurso haya para que ya no nos lastime la realidad. Entonces tendremos el lago de Atitlán como una maravilla del mundo, cuando vertimos toneladas de desecho en él. Todo, gracias a que políticas estatales y la pasividad incólume de la población que ya no pueden rescatar la planta de tratamiento de aguas residuales. Una planta destruida por una tormenta hace dos años.

O que olvidemos, como cenicienta, a la vergüenza que representa el lago de Amatitlán. ¿Deseamos taparnos cínicamente los ojos o voltearnos a donde no nos llegue toda la realidad que emana de él? Total dirán algunos, ese es un caso perdido, dejémoslo morir en paz.

Entonces nuestra realidad deja de ser nuestra cuando no la vemos con su imperfección. Y buscamos portales de Intenet donde, muy a lo postal turística, nos digan que somos una maravilla de país. Y tragarnos ese bocado completo.

La autoestima del guatemalteco, necesita de esos nutrientes, demasiado mediáticos para sentirse patriotas. Una fórmula que le sirvió a los mexicanos en su momento, pero que por supuesto, no significa que sea buena.

Cosa que le sirvió de sobremanera a Carlos Peña, un volcán de apoyo, convocado por Sony, y a los que el pueblo de Guatemala se volcó a votar por su ídolo. Pero qué queda después, cuando analizamos a profundidad las consecuencias de nuestras escasas raíces de identidad. Pues la respuesta es simple, no nos queda más allá de la resaca y los buenos deseos.

Nuestra euforia es pasajera, como lo es nuestro patriotismo en septiembre, una llamarada de tusas y nada más. Porque luego, con el tiempo nos olvidamos de nuestra nacionalidad, tan desteñida como las banderas que ondean de octubre a agosto. Y luego tan contrastante como esas mismas en septiembre.

Y la historia se repite, en todos lados, pero con otros personajes. Por alguna extraña razón amamos las ilusiones y nos aferramos a ellas como nuestras tablas de salvación personal. Por ello estos concursos de popularidad nos calzan perfectamente. Recordándonos que no hay nada como saludar con sombrero ajeno, y que lo peor de todo es que no hacemos nada por conservar nuestras maravillas. Con el paso del tiempo, seremos guatemaltecos orgullosos de los que nos dicte la pantalla del computador.

Ángel Elías

Comentarios

Walter Gonzalez dijo…
Fijate que es cierto lo que decís, me hacés pensar en la gente elitista que piensa que tirando unas migajas al pobre se gana el cielo, ellos le dicen Filantropía, a mi me suena mas a Hipocresía, y sabes que es lo mejor, ellos se llaman a sí mismos amigos del país...
Fernando Ramos dijo…
Pues la mara es mera babosa, que le vamos a hacer.
Pirata Cojo dijo…
Muy buena reflexión mi estimadísimo, nuestro país ostenta el título de ser el que más Mercedes Benz tiene per cápita y los records de miseria son entre olímpicos y mundiales.

Nos inflan el patriotismo para que nos nos sintamos tan pura mierda y también para distraernos de "esta realidad tirana".

Qué voten sus madres (las de ellos) por el lago, estoy bien sin hacerlo.
Angel Elías dijo…
Walter: esos amigos de este pais, creen todavia en el cuento de que cerrando las ventanas de su auto, ya no existirá el basurero de la zona 3.

Fer: babosa? Re babosa! jajaja Gracias por la visita

Pirata: Somos un pais de desigualdades, y eso duele, 119 en la escala de desarrollo es para que cualquiera se sienta miserable.

Entonces todos a votar para exculpar las culpas!!!

Epa! buena nota tenerte con nosotros los mortales otra vez
VÍC § dijo…
Es verdad lo que dices, sobre todo en mi país (México) la gente intenta olvidar el díficil presente que rodea la nación, por ello buscan pequeños bálsamos que los alejen aunque sea un instante de dicho presente, esa es la razón por la cual torrentes de mail y hordas de internautas se dedicaron a votar para colocar a Chichen Itzá como una de las nuevas maravillas del mundo moderno y colocar a la bandera mexicana como la más bonita del mundo (cual concurso de belleza que busca sólo popularidad)

Si lo que dices sobre Guatemala es cierto (ya que no conozco a fondo su sociedad) entonces mi país y el tuyo comparten por desgracia muchas características, sólo que aquí creo que se lleva a la tercera potencia, acá todo es una vergüenza y un circo farandulero asqueroso ¿como llamar sino a la marcha que convocaron a nivel internacional los idiotas de RBD? por Dios, si los niveles de delincuencia son los peores en la historia, y la famosa marcha que hubo hace unos días se dió por que un rico empresario perdió a un hijo (y su muerte aunque trágica no deja de ser un punto de influencia gracias al dinero del padre) y los medios televisivos convocaron a una marcha contra la delincuencia.
Bien, creo que hasta aquí me extenderé, el tema da para mucho, pero tal vez sería ocioso señalar lo obvio, aunque sea dolorosamente cierto.

P.D. Mil gracias por visitar mi blog, vendré por acá más seguido.
Angel Elías dijo…
es terrible e increible (hasta con rima)

las masas se mueven al compas de lo que les mueve, un caos que a pocos le ha costado entender.

Un abrazo a mexico, un dia de estos me doy otra una vueltecilla por alla. otra vez de mojado?

Las más vistas

Cincuenta años que no saben a soledad

Encontrarse con el universo de Gabriel García Márquez es uno de los fenómenos más particulares que puede ofrecer la literatura universal. Sus letras transportan al lector a ese mítico Macondo donde todo y nada sucede al mismo tiempo. Donde las horas se detiene, transcurren y regresan al antojo de sus habitantes.
Los Buendía, todos los parientes, tejen el entramado más poético de la literatura Latinoamericana desde su curiosidad por el hielo hasta el famoso vuelo de las mariposas amarillas. Cien años de soledad huele a ballenato, a Caribe, a mar, a Latinoamérica, con todos sus problemas e ingenuidades.
A 50 años de Cien años de soledad parece que esa soledad no existe porque con la lectura nos acompañamos todos los latinos, porque nos identificamos con sus colores, sus ritmos y sus reflexiones. Lo maravilloso de este texto es que al final somos nosotros los que estamos reunidos en esos relatos que hasta parecen fantásticos, tan llenos de amor, tan llenos de dulzura, pero también de reali…

Reírse solo…

Foto: www.ojodigital.com
…involucra cierto grado de complicidad interna y una energía generada por una felicidad que no se puede contener. Y sucede que se escapa a cada rato por los labios y no se puede evitar. Todos se dan cuenta, es demasiado evidente.

¿Pero, qué puede provocar este estado de satisfacción? El hombre busca desde hace mucho tiempo la felicidad y desea con toda el alma encontrarla. Y de hecho cuando la encuentra ya sea de manera fugaz, se siente feliz. La felicidad, es demasiado fugaz como para desperdiciarla, al no expresarla. ¿Cuántas veces en la vida, somos realmente felices? Seguramente su respuesta es la evidente, muy pocas veces. Entonces la búsqueda continúa, y se vuelve necesaria para vivir.

Después nos damos cuenta que la búsqueda de la felicidad, consiste en desfrutar el momento, y sobre ello, que al alcanzarla se disfrute más.

El reírse hacia nosotros, lo hacemos pocas veces. Y desbordarla, contadísimas veces. Pero la felicidad, su búsqueda, es una meta muy p…

El amor

Lo que se dice acerca de lo que se siente puede hacernos revivir el más alto de nuestros sentimientos.
por Ángel Elías Publicado en  Revista D 
Prensa Libre   13-02-2011
Muchos entran a la literatura por la puerta del amor, ya que este es uno de los temas más tratados en la narrativa y la poesía. Otros argumentan que es el más fácil. Algunos estudiantes emborronan cuadernos para crear sus primeros versos, en tanto que otros plagian a autores que nunca sabrán que sus textos terminaron en el ropero de alguna quinceañera. Los invitamos a hacer un breve recorrido por la literatura amorosa de este país. Resulta imposible abarcar tantos siglos de amor escrito en unas cuantas páginas, razón por la cual seleccionamos a algunos autores y autoras que, por su trayectoria y renombre, serán fácilmente recordados por los lectores. Si bien tal selección es arbitraria, tiene la salvedad de que contiene un sentimiento universal, para el cual sería insuficiente escribir varios miles de páginas. Así como Jos…

Apofonías IX

Suspiro: Una especie de pajarito atrapado en tus labios
Sol: El medio día perdido en tu cabello, se escabulle de vez en cuando para conocer otras latitudes, otros panoramas. Ilumina con cada sonrisa en los equinoxios y el los solsticios se escapa a jugar un rato.
Sabor: ¿Qué sabor tienen tus pensamientos en la mañana?
Libro: esa parte que extraño de ti. Que me devuelvas los libros gastados.
Resaca: Todos tenemos resacas… algunos la mantenemos toda una vida.
Ventana: esa parte que nos conecta con el exterior, donde estamos lo suficientemente seguros como para ver sin asustarnos.
Sueños: Aquello que creímos nuestro. Ovejas escapadas del cielo.
Papel: Dice que lo aguanta todo. Esa tarde lloró tu despedida.
Regalo: La regaste, pue…
Desayuno: Frijoles fritos, periódico, noticias, titulares, el sol por la ventana, el frio escabulléndose por las cobijas, la cama despertando, los buenos días servido en tus ojos.
Ángel Elías

El clasismo chapín